CCOO se opone a que la Junta gestione el nuevo cheque de formación a los parados

Saturnino Fernández, Emilio Pérez y Carmen Álvarez, de CCOO. Foto: Alba Villar

Considera que es "un desaire y un fraude" que los desempleados tengan que ir buscando dónde recibir la formación y que es un sistema que pude fomentar el fraude. Reclama a la Junta que saque ya las convocatorias de formación contínua para no dejar en blanco un año y 80 millones.

El sindicato CCOO ha mostrado su rechazo a que la Junta de Castilla y León se ocupe de gestionar el nuevo cheque de formación para los parados, una de las novedades del último decreto que ha impulsado el Gobierno. El Consejo de Ministros aprobó el día 23 de marzo la reforma del Sistema de Formación Profesional para el Empleo en el ámbito laboral y, entre las medidas, se ha aprobado el Cheque formación. Se trata de una fórmula para que los parados  elijan dónde se quieren formar y que abonarádespués, según proceda, el Gobierno central o el de la comunidad autónoma afectada.

 

Sin embargo, los sindicatos no lo ven con buenos ojos. Esta mañana Saturnino Fernández, responsable de formación de CCOO en Castilla y León, ha asegurado en Salamanca que se oponen a este modelo, que en la Comunidad deberá gestionar la Junta, porque la central sindical considera que son las administraciones las que tienen que ofrecer la formación "y no el parado el que ya vaya buscando".

 

Para CCOO, este modelo puede ser fuente de fraudes como los que, dice, se han producido en otros países que lo han implantado. Lo que va en contra de uno de los objetivos del Gobierno con esta medida, que es evitar el fraude en la formación y el uso irregular de los recursos que llegan a empresarios y sindicatos para ello. Por eso, "nos vamos a oponer a que Castilla y León regule el cheque de formación "porque es un desaire y un fraude".

 

Además, desde CCOO exigen antes que la Junta haga otros deberes respecto a la formación. Le reclaman, por ejemplo, que saque de una vez la convocatoria de formación contínua, que lleva varios meses a la espera, y otras tres convocatorias nuevas. El motivo es que, si se demora más, no podrían estar convocadas en octubre y "pasaría el año en blanco" sin ninguna de estas acciones. Eso supondría la pérdida de 80 millones de euros destinados en toda la Comunidad a estas acciones.

 

Además, también ha pedido que se publiquen los decretos de acreditaciones profesionales de ayuda a domicilio y asistenciales, ya que hay muchos profesionales que están pendientes de que esta fórmula les permita acreditar, a través de la experiencia en el desempeño laboral, un nivel de formación que les corresponde aunque no se haya adquirido por los cauces docentes habituales. Algo que influye a la hora de concurrir a oferta laboral en la que se exija titulación.