CCOO se felicita que la Junta mantenga los libros de texto de Primaria pero exige la mejora del programa RELEO

Foto: Europa Press

La Federación de Enseñanza de CCOO de la Comunidad recuerda que la legislación autonómica obligaba a mantenerlos hasta 2016 y las recomendaciones de gratuidad de la Defensora del Pueblo y el propio compromiso de la LOMCE en relación con la gratuidad.

La LOMCE tiene previsto implantarse el próximo curso en 1º, 3º y 5º de Primaria y en las 14 titulaciones de la nueva FP Básica. En 2015-2016 lo haría en el resto de cursos de Primaria y en los cursos impares de Secundaria y Bachillerato. Todo ello, si el deterioro del clima social que está provocando el gobierno del PP, no obligase a un adelanto electoral, manifestan desde CC.OO.


Dicha implantación de la Ley podría suponer el cambio de los currículos de 180 asignaturas y, por lo tanto, de los libros de texto que en ellas se pudieran emplear.


Para paliar el gasto adicional que estos cambios supondrían a las familias, la propia Ley, en su disposición adicional quinta, ya aseguraba que el Ministerio de Educación "promoverá el préstamo gratuito de libros de texto y otros materiales curriculares".


Previsión que no hace sino seguir las recomendaciones de la Defensora del Pueblo, Soledad Becerril, de que los libros se adquieran con fondos públicos para ser reutilizados luego por el alumnado.


En ese contexto la Consejería de Educación ha decidido no derogar la Resolución de 28 de febrero de 2013, que obliga a los centros educativos a mantener los libros de texto, que se hubieran adoptado en el curso 2012-2013, hasta el curso 2015/2016, tal y como exigió la Federación de Enseñanza de CCOO de CyL en comunicado de 9 de enero y, de lo cual, ahora se felicita.


 Sin embargo, para CC.OO., dicha continuidad debe permitir seguir manteniendo el Programa Experimental de Reutilización Escolar de Libros Texto, «Releo», y mejorando su gestión (este curso, los 900.000 euros de ayudas se debían gastar en libros de texto antes de iniciarse el curso, "pero el dinero llegó tarde y no repercutió en las familias donantes a los bancos de libros") y aumentando la cuantía de las ayudas, de manera que se asegure la gratuidad de los libros de texto a todo el alumnado en la enseñanza obligatoria.