CCOO no ve salida a lo que propone la Asociación de Hostelería de Valladolid para firmar el convenio

Yolanda Martín, Luis Sáez, Orlando Aranzana y Jorge González, durante la rueda de prensa. SERGIO SANZ

Luis Sáez amenaza con concentraciones y parones "en fechas que hagan pupita" si no se llega pronto a un acuerdo.

La firma del convenio de trabajadores entre Comisiones Obreras y la Asociación de Hostelería de Valladolid tendrá que esperar. Desde la primera de las entidades han denunciado las trabas que les han puesto a la hora de negociar. “Nos cogimos el calentón de turno, nos levantamos y nos marchamos”, explicó Luis Sáez, secretario de Servicios Públicos de Comisiones Obreras en la ciudad, en la mañana de este martes en una rueda de prensa, sobre la última reunión mantenida.

 

Desde CC.OO. argumentaron que los daros son positivos: “Han aumentado en un 16’73% los visitantes y en un 13’77% las pernoctaciones”. Por ello, no entienden que solo un lado de las partes saque partido. “El empleo no se está recuperando en la hostelería, pero sí da beneficios empresariales”, dijo Sáez.

 

El secretario de Servicios Públicos de Comisiones Obreras en Valladolid aseguró que se trata de un convenio “normalito”. Desde el sindicato negociaron los días de descanso y la manutención, temas a los que, según apuntaron, cedieron. Pero con lo que se quedaron sorprendidos fue con el rechazo de la asociación a otra de las propuestas: “Instalar en los establecimientos de hostelería relojes para fichar”. “Queremos dignificar el sector, que tiene una barbaridad de horas extras: 870.000. Con ellas se crearían 500 puestos de trabajo”, comentó.

 

Además, Sáez fue más allá con las advertencias si no llegan pronto a un acuerdo. “Haremos concentraciones a las puertas de la asociación los días 20, 27 y 3 de noviembre. No descartamos ir a una convocatoria de huelga en fechas que hagan ‘pupita’ a la hostelería”, sentenció.

 

Porque Orlando Aranzana, secretario de Acción Sindical de la Federación de Comercio de UGT de Valladolid, no entiende la situación de la esquiva a la propuesta del reloj. Evitaría el intrusismo y la competencia desleal. Si quieren poner fórmulas contra eso, lo tenemos fácil”. Y es que desde la asociación, precisamente, se habían quejado de esos dos temas.