CCOO exige al Gobierno que cumpla con su deber postal

El Estado debe a Correos 208 millones de euros desde el año 2008 por la prestación del Servicio Postal Universal de la que es depositario.  El sindicato señala que "Correos tiene viabilidad y futuro si los responsables públicos hacen su deberes"

El Informe anual publicado por SEPI correspondiente al ejercicio 2012 ha confirmado las fragilidades del operador postal público, entre ellas, y la más importante, la deuda que el Estado mantiene con Correos desde 2008 por un montante de 208 millones de euros, correspondientes a la prestación del Servicio Postal Universal que Correos tiene encomendado realizar. 

 

"Este informe no hace sino dar la razón a las reiteradas exigencias de CCOO a los distintos Gobiernos, sobre la cobertura financiera anual de la prestación postal pública. El sistema imperante hasta el momento, que la Ley Postal 2010 del PSOE no resolvió y el actual Gobierno mantiene, consistente en el acentuado retraso en el pago, supone un lastre para el operador lo que le impide invertir en desarrollo y proyecto al tener que financiar y adelantar con recursos propios, servicios cuya financiación corresponden al Estado".  

 

Por otro lado, si bien el informe cita la crisis económica y el efecto sustitución electrónica como las dos grandes causas de la caída de la demanda, para CCOO existen otras grandes amenazas para el operador, entre ellas, "la saña con que la Comisión Nacional de la Competencia está tratando a Correos con la imposición de multas millonaria para beneficiar a los intereses de lobbies, la sustitución de la factura física por la electrónica sin tener en cuenta que no beneficia a los ciudadanos sino a los planes de ahorro de los grandes cliente y la “neutralidad” que la Administración está teniendo a la hora de volver a adjudicar contratos -el último el efectuado por la Agencia Tributaria- a operadores privados acostumbrados a bajar los precios para ganarlos cuando han demostrado reiteradamente que no tienen capacidad para cumplirlo".

 

  CCOO viene demandando en sus propuestas públicas la enorme necesidad de diversificación de Correos porque como demuestran los datos, la principal fuente de ingresos proviene del envío postal tradicional, mientras áreas de negocio como la paquetería, principal fuente de ingresos en otros operadores postales europeos, supone sólo el 2% del negocio de Correos. 

 

El sindicato señala que el primordial problema de Correos se debe a los ingresos, provocado por la deuda del Estado y su falta de diversificación, y, no lo es en ningún caso, como el propio informe reconoce, los costes excesivos de su plantilla como algunas fuentes claramente interesadas tratan de engañar a los ciudadanos. Para CCOO, si los poderes públicos hacen los deberes, Correos puede ser una empresa clave en la salida de la crisis de nuestro país y útil a los ciudadanos