CCOO en contra de que se mantengan 41 capellanes en el SACYL

El sindicado CCOO de Castilla y León denuncia que el Sacyl mantenga 41 capellanes en su plantilla regional mientras diariamente recorta plazas de personal sanitario. La Federación de Sanidad y Sectores Sociosanitarios pide al Sacyl la denuncia inmediata del convenio con los Obispados de Castilla y León

Comisiones Obreras de Castilla y León, por medio de la Federación de Sanidad y Sectores Sociosanitarios (FSS-CCOO CyL), quiere denunciar públicamente el comportamiento cicatero del Servicio Público de Salud de Castilla y León (Sacyl) que prefiere mantener en su estructura a los 41 capellanes de los diferentes hospitales públicos de la región, en vez de evitar el recorte cotidiano de plazas de personal sanitario y el cierre reiterado de plantas en todos estos centros sanitarios.

 

CCOO exige a la Gerencia Regional de Salud la denuncia inmediata del convenio de colaboración con los Obispados de Castilla y León, tal como indica la disposición final segunda del convenio, e incluso su interrupción inmediata de la misma de manera que el pasado año hizo con el acuerdo de manutención, cuya validez anual coincidía con el año natural y que la Consejería de Sanidad no tuvo problema en anular unilateralmente desde el pasado mes de junio.

 

Hace cuatro meses, la FSS-CCOO CyL hacía una propuesta a la Gerencia Regional de Salud que contenía 55 ideas para mejorar la eficiencia en Sacyl ahorrando dinero sin que se viera afectada la población. Esa propuesta comprendía, entre otras, la desaparición de los capellanes en los hospitales públicos, personal estatutario que no accede mediante sistema de oposición y cuyo mantenimiento en los mismos debería suponer la contratación de un “guía espiritual” para cada una de las religiones restantes.

 

Más de un millón de euros anuales en salarios

 

Pero esta propuesta concreta, aparte de la sonrisa que produjo en nuestros responsables sanitarios, sólo mereció la respuesta de su imposibilidad ya que era consecuencia del Concordato.  Sin embargo, lo cierto es que nos encontramos con un acuerdo firmado en diciembre de 2004 entre la Gerencia Regional de Salud y los Obispados de Castilla y León, que contemplaba la presencia de 41 capellanes con un costo que va desde los 9.900 € anuales de un capellán a tiempo parcial como el del hospital de Benavente a los 54.000 € de tres capellanes a tiempo completo en un hospital como el Río Hortega de Valladolid, por poner un ejemplo. Estas plazas suponían un total de 673.200 € para el año 2005, que sumados al 30% de costo patronal, ascienda a 875.160 €, además del coste de hospedaje y manutención. Si aplicamos las subidas salariales correspondientes desde entonces obtendremos la cifra que en estos momentos desembolsa Sacyl por este concepto religioso y que va en detrimento de la calidad y de las necesidades reales de la población atendida.

 

En estos tiempos de crisis, en que la Gerencia Regional de Salud araña cada euro que puede, cierra las urgencias nocturnas y plantas en los hospitales, mantener la ayuda espiritual en detrimento de la verdadera necesidad de recursos para recuperar la salud física parece fuera de lugar.

 

En estos tiempos de crisis en que se amortizan las plazas de aquellos sanitarios que alcanzan la edad de jubilación, nada se ha dicho acerca de la amortización de estos puestos de capellán, por lo que no sabemos si es que no llegan a esa edad o se mantienen en el puesto por la importancia de su servicio.