CCOO acusa de opacidad el plan de venta de inmuebles presentado por Correos

El sindicato denuncia que la decisión, a la que se oponen todos los sindicatos, se ha tomado con criterios "economicistas, cortoplacistas y con absoluta falta de transparencia"

El pasado 30 de junio, Correos anunció a bombo y platillo, un plan de desinversión inmobiliaria que conlleva la venta de 112 inmuebles de patrimonio público (solares, oficinas, locales comerciales, viviendas y edificios) en toda España, por un total de casi 60.000 metros cuadrados y un valor de 36,46 millones de euros.

 

La compañía presentó la medida como una forma de obtener recursos que ayuden a financiar los 500 millones de inversión previstos para el desarrollo de su Plan de Acción 100, 300, 1.500. 

 

CCOO, sindicato mayoritario en Correos y sin cuyo acuerdo no sería posible un Convenio/Acuerdo de eficacia general para toda la plantilla en Correos, alerta sobre un programa de "desinversiones inmobiliarias que está siguiendo el mismo procedimiento que en otras empresas públicas (RTVE, RENFE, ADIF), con opacidad absoluta hacia los agentes sociales, dejando en manos de una consultora externa la gestión del proceso (por 750.000 euros más el 10% de lo que se venda), en un proceso rápido a culminar antes del 31 de enero de 2014, y bajo el argumento recurrente y no explicado de que se trata de activos no estratégicos, en desuso, o sin uso actual”. 

 

CCOO denuncia "la falta de transparencia absoluta en la decisión, lo que ha generado una fuerte desconfianza, prevención y dudas en el colectivo postal sobre si lo que se está haciendo es una obtención y no una privatización parcial de los recursos del operador público.  La medida, que se enmarca en un programa de mayo de 2012 aprobado e impulsado desde el Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas para la puesta en valor de los activos inmobiliarios del Estado con el objetivo de reducir el déficit, se rige por valores economicistas de conseguir ingresos a corto plazo y deja de lado los valores que esos activos tienen en la prestación adecuada del servicio público, como son la capilaridad, la cercanía al ciudadano o el posicionamiento local del operador".

 

  Igualmente, CCOO advierte "que la aplicación de la desinversión inmobiliaria puede verse acompañada de una reorganización de actividad y de plantilla, que de no negociarse con los sindicatos, resultará conflictiva".

 

CCOO ha transmitido al Presidente de Correos "su preocupación por la toma de decisiones unilaterales de este calado sin previa puesta en común con los representantes de los trabajadores de la mayor empresa pública de este país, algo que viene siendo habitual en los últimos meses, y advierte que puede minar la confianza y el consenso actual y poner en entredicho el propio desarrollo del Plan de Acción". 

 

Por eso, CCOO ha puesto el asunto en manos de su gabinete económico y jurídico para estudiar detalladamente la situación de los 112 inmuebles puestos en venta, al tiempo que ha emplazado a la Dirección a una reunión que clarifique la desinversión de activos y también sus consecuencias, y abra una negociación sobre aspectos relacionados con la posible reordenación de la plantilla afectada.