CC.OO. rechaza el área única de salud en Valladolid

El grupo asegura que "parte los hospitales en trozos con criterios economicistas".

Los responsables de la Federación de Sanidad y Sectores Sociosanitarios de CC.OO en Castilla y León han expresado este martes su más rotundo rechazo a la intención de la Junta de crear un área única de salud para la provincia de Valladolid desde el convencimiento de que ese modelo es como partir los hospitales en trozos con criterios economiscistas y sin beneficio para la población.

 

De este modo se ha pronunciado el secretario de Acción Sindical de la Federación de Sanidad de CC.OO. en Castilla y León, Jaime Redondo, tras participar en la Mesa Sectorial en la que la Consejería de Sanidad ha propuesto crear ese área de salud única para dar cobertura a una población aproximada de 700.000 habitantes, al incluir a los vecinos de provincias limítrofes.

 

Tras advertir de que esta propuesta se ha llevado a cabo sin negociar con los sindicatos, Redondo se ha mostrado convencido de que esta "maniobra" de la Consejería de Sanidad perjudicará tanto a los usuarios como a los profesionales al pasar de tres posibles hospitales -CC.OO reclama un tercer área de salud para Valladolid con el viejo Río Hortega como hospital de referencia- a un sólo centro compuesto por tres edificios, el Clínico, el nuevo Río Hortega y el comarcal de Medina.

 

De este modo, ha explicado Jaime Redondo, se integrarán todos los servicios y se podría centralizar la traumatología en Medina del Campo, por ejemplo, obligando a los pacientes de toda la provincia a desplazarse hasta allí cuando necesiten hacer uso de esa especialidad. "El ciudadano no va a tener proximidad", ha advertido al mismo tiempo que ha recordado que algunos profesionales se tendrán que mover de hospital para prestar sus servicios.

 

"El criterio ahorrador y economicista choca con la realidad", ha cuestionado el sindicalista para quien la medida adoptada por la Consejería de Sanidad se debe más a un "recorte puro" para avanzar en la devaluación de los servicios públicos sanitarios, a lo que ha sumado el "trato discriminatorio" que se dispensará a los vecinos de Valladolid ya que en el caso de León, que también cuenta con dos áreas de salud, no se unificarán.

 

Jaime Redondo ha cargado también contra el consejero de Sanidad, Antonio María Sáez Aguado, por incumplir su compromiso inicial de unificar las gerencias de atención primaria y de atención especializada de los hospitales y donde el sindicalista sí ve posibilidades de ahorro al eliminar gastos de gestión.

 

Por su parte, el secretario regional de la Federación de Sanidad y Sectores Sociosanitarios, Pablo Vicente, ha cuestionado las unidades de gestión creadas por la Consejería por considerar que separan a los ciudadanos por intereses económicos a la hora de llevar a cabo las prestaciones, un modelo de gestión rechazado por los sindicatos de clase con las "dudas" de CESM y Satse.

 

Jaime Redondo ha asegurado que tras la puesta en marcha de estas unidades no hay indicios de mejora ni para los pacientes ni para los trabajadores en lo que ha considerado "un fracaso" en la gestión de la Consejería de Sanidad. "O da marcha atrás en cuatro días o estamos abocados a la idea de que no beneficia ni a los trabajadores ni a la población", ha sentenciado el sindicalista, que ha advertido de la posibilidad de que se introduzca la privatización en la Sanidad de Castilla y León.