CC.OO. inicia una campaña de sensibilización contra la supresión de al menos 350 relaciones ferroviarias en CyL

Carlos López Inclán (i) y Juan Carlos Cáceres (d) en rueda de prensa en CC.OO.
El sindicato advierte de la pérdida de este servicio vertebrador y el perjuicio que supone para los ciudadanos y también el empleo


VALLADOLID, 3 (EUROPA PRESS)

El sindicato Comisiones Obreras iniciará una campaña de sensibilización hacia los ciudadanos, instituciones y partidos políticos en contra de la posible supresión de al menos 350 relaciones ferroviarias que podrían desaparecer en Castilla y León el próximo 30 de junio.

Así lo han explicado este viernes el secretario de la Federación de Servicios al Ciudadano (FSC) de Comisiones en Castilla y León, Carlos López Inclán, y el secretario se coordinador Sectorial del sindicato, Juan Carlos Cáceres, hasta hace poco responsable estatal de Sector Ferroviario.

Según los datos del sindicato, hasta el momento había en la Comunidad 1.453 relaciones ferroviarias, de las que desaparecerán 350, hasta quedar en 1.103, ya que se prevén suprimir 233 trenes. Esta deficiencia podría compensarse con 140 relaciones con trenes de larga distancia, aunque aún está por definir por parte del Ministerio de Fomento, según han indicado los responsables sindicales.

López Inclán ha recordado que esta situación se remonta al reglamento elaborado por la Unión Europea en 2007 y el consiguiente acuerdo del Consejo de Ministros de 28 de diciembre de 2012 en el que se declaran los servicios de transporte ferroviario de viajeros de media distancia, prestados sobre la red convencional, que quedarían sometidos a obligaciones de servicios públicos (OPS), es decir, financiados por el Estado.

En este acuerdo se establece que los que no fueran declarados como tales quedarían suprimidos a 30 de junio de este año, lo que supondría en Castilla y León aproximadamente el 30 por ciento de las relaciones. Para ello, el Ministerio ha tenido en cuenta la ocupación de determinados trenes y, según sus propias estadísticas, hay 18 paradas con menos de un viajero al día, las cuales pierden el servicio ferroviario, y otras 29 que tienen entre uno y cinco, aunque en estos casos aún no se sabe cómo se resolverá, ha explicado Comisiones.

López Inclán ha señalado que los problemas más graves son relaciones como Palencia-Reinosa, Miranda-Logroño, Zamora-Puebla de Sanabria o Puebla de Sanabria-Orense, que pierden todos los trenes y dependerán de otros para mantener la conexión.

Además, entre las más afectadas se encuentran las de Valladolid-Palencia y Palencia-León, Palencia-Reinosa y Palencia-Santander, ya que todas se hacen con trenes que salen de la capital vallisoletana, de forma que los ciudadanos que viajen entre Palencia y Valladolid perderán ocho trenes, que precisamente son los que paraban en los pueblos, según Comisiones.

El responsable de la Federación de Servicios a la Ciudadanía ha incidido en la complejidad de la prestación de servicios en la Comunidad, dada sus características, y ha advertido de que Castilla y León será la región del Estado que pierda mayor número de relaciones y tendrá "peor servicio" en comparación con otras comunidades.

PÉRDIDA DE EMPLEO

Además, esta situación conllevará la pérdida de entre 200 y 300 empleos, por un lado directamente en las contratas ferroviarias como las de limpieza de trenes o en Renfe y Adif, que aunque inicialmente podrían mantener el puesto por "reequilibrios" de plantilla, el sindicato teme que "vistos los recortes" puedan ir a la calle también, ya que la reducción de horas que conllevarán estas supresiones serán de unas mil en la Comunidad.

Por todo ello, se iniciará una campaña de sensibilización a los usuarios del ferrocarril, con una octavilla que se repartirá en diversos trayectos, a lo que se sumarán cartas y reuniones con partidos políticos, grupos parlamentarios, y el envío de resoluciones a ayuntamientos y diputaciones para que se sometan a su aprobación en pleno y que buscarán la defensa del mantenimiento de este medio de transporte.

En concreto, se visitarán todas las provincias con la entrega de octavillas y campañas de sensibilización que se iniciarán en el 8 de mayo en Salamanca y Ávila para continuar el 10 en Zamora, el 14 en Palencia, Valladolid y Medina del Campo, el 15 en Soria, el 20 en León, el 22 en Segovia, el 23 de mayo en Burgos y Miranda y el 30 finalizarán en Valladolid con una concentración de delegados y trabajadores.

Juan Carlos Cáceres ha recordado que hace casi 30 años, en 1985, ya se suprimieron líneas como la Ruta de la Plata o la Valladolid-Ariza y teme que pase lo mismo, que la supresión de trenes finalmente suponga el cierre de líneas. Además, ha manifestado sus dudas sobre los datos que ha facilitado el Ministerio de Fomento y ha abogado por tomar otras medidas de ahorro y, además, estudiar la posibilidad de establecer cercanías en algunos lugares como el entorno de Valladolid, Medina del Campo, Palencia y Venta de Baños.

En esta línea, también ha apostado por otro tipo de "racionalización" de servicios, con trenes más cortos, por lo tanto menos plazas, y una adaptación a horarios "más comerciales".

Además, los responsables sindicales han recordado que aún falta por conocer la decisión que Renfe Operadora tomará con los servicios de larga distancia, ya que es posible que algunos se supriman y estos en algunos casos tenían reflejado cubrir las citadas obligaciones de servicios públicos.

Ante esta situación, Carlos López ha señalado que ya se dirigieron a la Consejería de Fomento, que podría tener que asumir los gastos derivados de que no se presten servicios ferroviarios, ya que habría que sustituirlos por otros alternativos.

En este contexto, Carlos López Inclán ha advertido de que hay otras cuestiones que afectan al ámbito ferroviario que podrían afectar al servicio ferroviario y el empleo, como la futura reforma de Adif, Renfe y FEVE, con divisiones en sociedades mercantiles, así como cierres de talleres o reducciones en el canal de ventas --expedición de billetes--, servicio que también "está en el candelero".