CC.OO. exige al Gobierno la "inmediata intervención" del Grupo Alonso

La Federación de Industria de CC.OO.ha exigido este martes al Ejecutivo central la "inmediata intervención" de Coto Minero Cantábrico (CMC) y Uminsa, ambas pertenecientes al Grupo Alonso, tras conocer la resolución denegatoria de los 50 millones de euros de las ayudas a la explotación del carbón correspondientes al año 2012.
LEÓN, 7 (EUROPA PRESS)



La organización sindical realiza esta demanda ante la posibilidad de que CMC y Uminsa pasen a un proceso concursal que dejaría a sus trabajadores en una situación de "total indefensión".

Según ha explicado CC.OO. en un comunicado recogido por Europa Press, desde hace meses los trabajadores de CMC y de Uminsa padecen las decisiones de quienes las dirigen, que a su juicio tratan de "imponer" un régimen laboral y salarial "inadmisible" para el sector de la minería del carbón.

Por este motivo, el sindicato ha puesto de manifiesto "hasta la saciedad" su situación, tanto de quienes siguen formando parte de las plantillas como de los que están afectados por un ERE de extinción.

Para CC.OO. no es posible que ninguna de las dos empresas funcione en el futuro sin sus trabajadores habituales.

PERVIVENCIA DE LAS EXPLOTACIONES

Asimismo, considera "clave" la pervivencia de estas explotaciones tanto para las familias que viven de ellas y como para los territorios en que se asientan y cree que su continuidad es "absolutamente necesaria".

Así, para el sindicato es fundamental que las dos empresas se normalicen antes de abrir la negociación de un marco regulatorio sobre el futuro de la minería del carbón.

Además, ha apuntado que el Ministerio de Industria, Energía y Turismo que es quien tiene la responsabilidad de encontrar una solución adecuada a este problema, pues han sido sus incumplimientos en el capítulo de las ayudas los que han provocado la "crítica situación" en la que se encuentran los trabajadores del grupo empresarial y del resto del sector.

Por último, ha insistido en que el Gobierno debe intervenir de manera urgente estas dos empresas, anular todas las extinciones de empleo que se han producido hasta la fecha e incorporar a la totalidad de sus trabajadores para preservar las explotaciones y normalizar "de inmediato" la actividad minera.