CC.OO. denuncia la precariedad del Operativo Antiincendios de la Junta

La prevención y la lucha contra incendios la Región es una batalla que CC.OO. viene librando desde hace años para lograr un auténtico plan de prevención y protección ante los Incendios Forestales, "con los medios adecuados y con dedicación total, lo que implica profesionalización a tiempo completo".

"A esta precaria situación hay que sumarle los reiterados intentos de la Junta para, incumpliendo su propia normativa, reducir las jornadas de trabajo realizadas, y los importes abonados en la realización de las guardias. Así, el propio Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León, en sentencia de mayo de este año, anula parcialmente la Orden FYM/375/2014, de 9 de mayo, por la que se determina el riesgo potencial, el número y cuantía retributiva de las guardias y el régimen de exenciones para el personal que ha de participar en el operativo de Lucha contra Incendios Forestales de Castilla y León".


"Somos la comunidad con mayor biodiversidad de todo el estado y los medios más infra dimensionados y con un operativo (el propio de la Junta de castilla y león) que en verano está basado en trabajadores fijos discontinuos y contratados interinamente (no tienen plaza fija).


Estos trabajadores fijos discontinuos trabajan desde 3 a 9 meses (los de 9 meses son la minoría, siendo el mayor contingente el de 3 y 4 meses).

 

La alta cualificación y preparación difícilmente se puede conseguir con un contrato de 3 meses al año".


 
Desde CCOO siguen pidiendo que estos trabajos se profesionalicen a tiempo  "y no en periodos que resultan ser insuficientes e ineficaces. Es de vital importancia que se creen unos cuerpos dedicados todo el año a la prevención. No se pueden comparar las pérdidas materiales, en recursos naturales, flora y fauna y, en el peor de los casos, vidas humanas, con la inversión realizada en material y prevención".

 

"En lo que a medios materiales se refiere, nuestros montes no andan mucho mejor. La Junta debió considerar (en el 2013) un coste muy elevado el de 4,5 millones € para renovar la flota de camiones autobombas que, en algunos casos, se debería haber hecho ya hace años de manera que, a día de hoy, contamos con la mitad de vehículos motobomba, ya anticuados, y escasez de plantillas helitransportadas que crean situaciones inoperativas de helicópteros operativos.

 

Ante este alarmante panorama, nos tememos que vuelva a suceder lo ocurrido en el incendio del año pasado en Covarrubias, donde en septiembre, debido a la falta de previsión absoluta, los trabajadores se vieron obligados a realizar turnos de 22 horas seguidas, con el peligro correspondiente para su vida, e incumplimiento de la legalidad vigente; o lo acaecido en marzo de este año en el incendio del Barco de Ávila, en el que el operativo del Magrama (Ministerio de Agricultura y Medio Ambiente) asumió en su práctica totalidad el peso de las operaciones, al tener una dimensión tres veces mayor que el desplegado por la Junta de Castilla y León".

 

"Esto viene a ratificar las opiniones vertidas en distintos ámbitos profesionales, en los que se considera el Operativo Anti Incendios de nuestra Comunidad como el peor de España. Tenemos la mayor superficie arbolada de todo el Estado, dotada con los peores medios.


Se presenta un panorama desolador para nuestros montes, y más en un año como el presente, en el que el incremento de un grado de temperatura durante la primavera y las escasas lluvias han sembrado un caldo de cultivo para ver nuestros montes arrasados, y sin que a estas alturas se haya publicado la Orden por la que se fija la época de peligro alto de incendios forestales en la Comunidad, demostrando una falta total de previsión en la actuación de la Consejería de Fomento y Medio Ambiente".


Por ello, desde CC.OO. denuncian que el recorte de efectivos, la reducción de turnos de trabajo, la escasez de medios materiales y la falta de previsión preconizan un “verano negro y caliente” para nuestros montes".