CC.OO. critica que la empresa no haya detallado el proceso del cierre de Dulciora en Valladolid

Comisiones Obreras ha definido como "jarro de agua fría" el cierre de la antigua fábrica de Dulciora en Valladolid, anunciado este mismo jueves por la multinacional norteamericana Mondelez International.

Comisiones Obreras ha definido como "jarro de agua fría" el cierre de la antigua fábrica de Dulciora en Valladolid, anunciado este mismo jueves por la multinacional norteamericana Mondelez International, al tiempo que ha criticado que la empresa aún no ha comunicado los promenores del proceso que según lo señalado se pretende culminar en abril de 2017.

  

El secretario general de la Federación Agroalimentaria (FEAGRA-CCOO CyL), Juan Manuel Ramos García, ha lamentado que entre esta acción y la que pretende llevar a cabo Lactalis con la planta de Lauki, se pone de manifiesto, "sendos ejemplos de deslocalización por parte de las dos multinacionales propietarias de ambas fábricas".

  

La consecuencia de dichas actuaciones son, a juicio del representante sindical, "nefastas para el tejido económico de Valladolid, en primer lugar, y de la Comunidad, en segundo término".

  

La factoría de Mondelez, ubicada en el polígono industrial vallisoletano de San Cristóbal, está compuesta por una plantilla de 185 trabajadores y trabajadoras fijas y 47 eventuales. La intención de la dirección de la empresa (multinacional norteamericana anteriormente denominada Kraft Foods Group) no es otra, según el sindicato, que la de "finiquitar la producción aquí en un año".

  

Se han dado de plazo hasta abril de 2017, y a partir de entonces trasladar toda su producción a Polonia, "por una clara cuestión de costes de producción, pues allí es más barato elaborar los dulces y las golosinas que hace aquí, lo cual no deja de ser un claro ejemplo de deslocalización".

  

La representación del comité de empresa, han añadido, conoció la decisión a las 14.30 horas de este jueves, cuando "nada hacía intuir que se fuera a producir esta medida", expuso Ramos, al tiempo que indicó que en la negociación de convenio colectivo "hubo algunas dificultades pero se aceptó cierta flexibilidad en el plan industrial para mantener el empleo".

  

Juan Manuel Ramos ha reprochado que no se han facilitado más datos que puedan justificar la decisión de trasladar la producción de caramelos y dulces a Polonia desde la fábrica de Valladolid. "Se ha comunicado de forma directa al comité de empresa y los representantes sindicales han mostrado en todo momento su oposición frontal a que la empresa sea deslocalizada y se movilizarán al máximo para tratar de evitarlo. Desde CCOO vamos a luchar  con todas las armas que nos permite la legalidad vigente para defender todos los puestos de trabajo de esta fábrica y de otras", ha concluido.

  

Por otro lado, los trabajadores de la planta vallisoletana están convocados para mañana viernes día 1 de abril, a partir de las 11:00 horas, a una asamblea para analizar el futuro y acordar medidas ante el cierre anunciado hoy por la dirección de Mondelez International para abril de 2017.

  

La histórica planta vallisoletana fue adquirida ya en los años 90 por el grupo británico Cadbury Schweppes, que a su vez se integró en la multinacional Kraft Foods en 2010, la cual cambió su nombre a Mondelez International.

  

Esta compañía ha argumentado que la instalación está por debajo de "la mitad de su capacidad productiva". La desinversión forma parte de una transacción global con Eurazeo, compañía de inversión de origen francés, que incluye varias marcas y licencias de caramelos y chocolate en Europa y cinco centros de producción ubicados en Francia.

  

En los próximos días, según ha explicado la empresa, se iniciará un dialogo abierto con los representantes de los trabajadores con la intención de encontrar la mejor solución para los empleados afectados.