CB Valladolid: primero tiene que haber club, después habrá presidente

El Blancos de Rueda jugó el último partido de la temporada 2012-13 ante el Herbalife Gran Canaria.

Acabó la temporada deportiva para el Club Baloncesto Valladolid y ahora llega el momento clave de la planificación. Los objetivos se han invertido. 

La "inminente" entrada de una nueva directiva tendrá que esperar. Y ese aplazamiento responde a varias cuestiones, algunas prioritarias. Desde la tutoría que sustenta el Ayuntamiento de Valladolid se piensa primero en los cimientos del patrocinador y en esa tarea están inmersos con la intención de conseguir ese objetivo prioritario sobre el que se debe construir el futuro más inmediato del club.

 

El resto, la opción de Mike Hansen para la presidencia, se ha venido apagando a la espera de calmar el tumulto mediático que viene rodeando su nombramiento con la compañía de Javier Baró. Es más, algunas fuentes apuntan a que los concejales del Ayuntamiento representados en el Patronato de la Fundación Baloncesto Valladolid están respaldando la gestión actual y han sido los primeros críticos con la propuesta de cambios. No obstante, no es una cuestión que haya sido descartada pero ahora sí tiene diversos matices.

 

El club se enfrenta ahora a quince días críticos para acabar de cerrar diversas gestiones, especialmente económicas. Pero sí es cierto que sus movimientos ya están cerca de alcanzar es 15% de deuda permitida que serviría para inscribir al equipo en la Liga de la próxima temporada.

 

En cuanto al resto de las gestiones, todo parado a la espera de ese patrocinador que despeje el panorama. No hay ningún jugador con contrato en vigor, incluso algunos ya han abandonado Valladolid, y el resto de planificación del club: campaña de abonados, negociación con jugadores, etc., se encuentran en un prolongado tiempo muerto.