Cayetano frente a Risto: "Me pareció mal que los Reyes no vinieran al funeral de mi madre"

Cayetano Martínez de Irujo y su hermana Eugenia, en el funeral de la duquesa de Alba

Cayetano Martínez de Irujo se ha sentado en el sillón de Risto Mejide en su programa Al rincón de pensar y ha reconocido su malestar con los Reyes y también que no le gusta que su hermano mayor sea el gran beneficiado de la herencia familiar. 

Este 20 de noviembre se cumple un año del fallecimiento de la Duquesa de Alba y mucho ha pasado desde entonces entre los hijos de Cayetana, entre los Martínez de Irujo y los Fitz James Stuart... y para que no quede en el olvido Alfonso Díez.

 

Durante estos meses mucho se ha hablado de la herencia, de los repartos y de las situaciones personales. Cayetano ha sido uno de los que más ha salido su nombre: Que si quería o no quería abandonar Liria, que si iba a hacer Artis, un restaurante en las caballerizas del palacio situado en la calle Princesa con Oscar Lozano que de momento no ha llegado a ningún lado por diferencias, que si se hablaba o no con el viudo, así como las fricciones surgidas con su exmujer, Genoveva Casanova tras pedir la revisión de la pensión de sus hijos y hasta la ruptura con Melani Costa.  

 

La relación con su hermano Carlos ha sido de lo más tensa por el reparto de los bienes de la Casa de Alba: "Se ha reducido bastante y por una cuestión familiar es duro de aceptar que el mayor se lleva la mayoría y todo lo más importante. Eso es duro y entiendo el sentimiento que se ha tenido yo y mis hermanos en algunas ocasiones", y aunque Risto quiso saber si se había planteado si era una decisión justa o no, Cayetano contestó: "Para qué me lo voy a plantear si desde que he nacido lo tengo inculcado que el primogénito se lleva todo y no es elegido, ha sido el mayor y le ha tocado a él", ha confesado a la pareja de Laura Escanes.

 

Poco acostumbrado a sentarse en un plató, se ha sentado con uno de los más duros de la tele, abriéndose en cuerpo y alma: "He rechazado fortunas por una exclusiva, y he puesto hasta 17 demandas y lo que se ha escrito sobre mí es muy injusto".

 

En 'casa de Risto Mejide' se ha atrevido a dejar libres sus sentimientos, incluso dejar escapar alguna lágrima, confesar que echó de menos a los Reyes en el funeral de su madre: "A mi me pareció mal, vino la infanta doña Elena que siempre ha sido cariñosa y cercana con nosotros y me sentó mal. Me pareció mal". No ha dudado en comentar que le cae bien Albert Rivera, que no comulga con Putin y que estuvo "un par de veces con Urdangarín y me pareció osado porque ostentaba una cierta impunidad".

 

"VÍVÍ UNA INFANCIA MUY TRISTE"

 

Pero esta no es la primera vez que se ha sentido vulnerable y solo como él mismo reconoció mientras recordaba el matrimonio de su madre con Jesús Aguirre: "La época de Jesús fue dura para todos. Era un hombre solitario había sido jesuita, hijo único, no conocía lo que era una familia, nosotros eramos un poquito atípicos en todos los sentidos y mi madre era una mujer que había sido hija única y que había heredado un imperio. Nuestro padre, que había hecho la figura de padre se fue y yo tenía 9 años y tarde muchos años en superarlo. Jesús era un hombre duro y para todos fue duro, dos de mis hermanos ya vivían fuera porque se habían casado y se montó bastante revuelo porque no se esperaba".

 

"Cuando murió el marido de mi madre sentí alivio y tristeza". La relación entre Aguirre y los hijos de la mujer con más títulos nobiliarios del mundo, no fue todo lo buena que debía de haber sido y a pesar de la dureza, del que fuera novio de Mar Flores, tuvo toques de reconciliación aunque nunca descubiertos, ¿por qué? "Un día antes de la muerte de mi padrastro, lo que nadie sabe es que fui a su cama y él me pidió que le perdonase" y continuaba: "Jamás le conté a mi madre que me había reconciliado con su marido en su lecho de muerte".