Castilla y León, tercera comunidad con más déficit en cotizaciones para pagar las pensiones, con un desfase de 2.427 millones

En León el sistema tuvo que inyectar 794 millones para pagar las pensiones.

Las cuentas de la Seguridad Social han empeorado durante el último ejercicio y hay provincias que han tenido en torno a los 2.000 millones de déficit entre lo que han ingresado por cotizaciones y lo que gastaron en pensiones. Este es el caso de Barcelona, Vizcaya y Asturias. Y lo mismo sucede con las CCAA, que aumentaron sus déficits en 2012 con relación al ejercicio precedente y arrojaron números rojos de 3.415 millones en Andalucía, 2.674 en Galicia, 2.427 en Castilla y León o los 2.385 millones de euros que le faltaron a Cataluña para poder equilibrar el pago de las pensiones en la región, según los datos de la Seguridad Social a los que ha tenido acceso Europa Press.

 

Este empeoramiento de las cuentas a lo largo de 2012 es evidente sobre todo si se analiza por provincias, ya que en 2011 había 9 con superávit, mientras que en el ejercicio pasado se redujo a cinco el número de ellas que tuvo más ingresos que gastos en la Seguridad Social. Así, mientras en el año precedente Almería, Álava, Córdoba, Las Palmas, Tenerife, Guadalajara, Gerona, Madrid e Islas Baleares registraron números negros y pudieron realizar una aportación neta positiva al sistema, en 2012, sólo  Almería, Las Palmas, Tenerife, Madrid e Islas Baleares registraron superávit.

 

El resto de las provincias españolas tuvo déficit para pagar las pensiones en 2012 y son significativos los casos de Vizcaya, Asturias y Barcelona, que registraron un desfase del entorno de los 2.000 millones. La capital vasca ingresó 2.027 millones por cotizaciones sociales, pero gastó en pensiones más del doble, 4.161 millones, generando un déficit de 2.134 millones. En el ejercicio de 2011, Vizcaya ya había generado un déficit de casi 1.000 millones, pero los ingresos se desplomaron en 2012, y pasaron de 3.099 millones a 2.134.

 

LAS PENSIONES MAS BAJAS SOSTIENEN A LAS MAS ALTAS

 

En este caso se vive la paradoja de que una de las provincias que aún mantiene superávit en sus cuentas, Almería (1.011 millones en cotizaciones frente a 972 millones en pensiones), tiene las pensiones más bajas de España, pero con sus cotizaciones ayuda a mantener las jubilaciones de todas las demás, entre otras, las de Vizcaya, una de las provincias con más déficit, pero que cuenta con las pensiones más altas del país, más de 1.000 euros mensuales.

 

En el caso de Asturias sucede algo similar, los ingresos son casi la mitad de los gastos para pagar las jubilaciones, ya que mientras la Seguridad  Social recaudó en esta provincia 2.140 millones de euros el pasado año, tuvo que destinar 4.268 millones para pagar a los jubilados asturianos, arrojando unos  números rojos de 2.128 millones.

 

Barcelona también registró un déficit cercano a los 2.000 millones de euros, 1.957 millones en concreto, después de haber recaudado 13.934 millones de euros y gastado en sus pensionistas 15.891 millones. El desfase en esta provincia se ha incrementado en casi 1.000 millones de euros en el último año y la brecha entre ingresos y gastos se ha agrandado al caer los ingresos desde 14.317 a 13.934 millones de euros, mientras que los gastos en pensiones han seguido subiendo y han pasado de 15.291 millones a 15.891 millones.

 

Pero además de estas provincias hay otras que, sin llegar a estas cantidades, también han registrado números rojos significativos. Es el caso de Valencia, cuyos pensionistas costaron al sistema 1.117 millones más de lo que ingresó esta provincia por cotizaciones sociales (recaudó 4.728 millones y gastó 5.845). También Pontevedra y León generaron desfases importantes. La provincia gallega necesitó 846 millones adicionales para cuadrar las cuentas de su gasto en jubilaciones, mientras que en León, el sistema tuvo que inyectar 794 millones de  euros, casi lo mismo que recauda, para poder pagar las pensiones (los ingresos en esta provincia fueron en 2012 de 861 millones, frente a unos gastos de 1.655 millones).

 

En Cádiz, el déficit alcanzó los 665 millones y hubo cinco provincias con números rojos por  encima de los 500 millones de euros: Cantabria (587 millones); Lugo (531); Zaragoza (526); Granada (522) y Jaén (506). Pero Orense, con un déficit de 466 millones (tanto como recauda); Ciudad Real, con un desfase de 318 millones o Valladolid, con un desfase de 341 millones también han contribuido al desequilibrio del sistema de forma considerable.

 

SOLO TRES CCAA SOSTIENEN EL SISTEMA DE PENSIONES

 

Si el análisis de los datos se hace por CCAA, se aprecia que sólo tres CCAA sostienen el sistema de pensiones. Madrid, Baleares y Canarias son las únicas regiones con superávit. Sin embargo, la cantidad recaudada por cotizaciones ha ido disminuyendo en las tres regiones, mientras que han aumentado los gastos por pensiones, con lo que el margen fue menor en 2012 que en 2011.

 

Así, Madrid ha pasado de un superávit de 3.050 millones a uno de 2.209 millones. Esto es porque la recaudación por cotizaciones en 2011 fue de 17.293, mientras que en 2012 fue de 16.979 millones, lo que supone una rebaja de 300 millones de euros. El gasto en pensiones, sin embargo, se incrementó al pasar de 14.241 millones a 14.770  millones de euros el pasado año. Lo mismo ha sucedido en Baleares y Canarias. En las primeras islas el  superávit ha disminuido de 373 millones a 248 y en el caso de las islas Canarias, pasó de 468 millones a 239 durante el pasado ejercicio.

 

Y esto mismo ha ocurrido en el resto de las CCAA, salvo en Extremadura, y ha propiciado que haya hasta cinco CCAA con un déficit superior a los 2.000 millones al año: a Andalucía le faltaron un total de 3.415 millones de euros para equilibrar su pago de pensiones en 2012; a Galicia le faltaron 2.674  millones; a Castilla y León, 2.427 millones; Cataluña necesitó 2.385 millones de la caja común de la Seguridad Social para poder pagar a todos sus jubilados y Asturias registró un déficit de 2.119 millones.

 

CATALUÑA TIENE DÉFICIT DESDE 2010

 

En el caso de Andalucía, el déficit ha subido en casi 1.500 millones en un año, ya que en 2011 los números rojos fueron de 1.959 millones, pero esa cantidad se ha disparado en 2012 hasta los 3.415 millones. El déficit en pensiones de Galicia ha pasado de 2.275 millones a 2.674; Castilla y León ha tenido que recurrir a la caja común en casi 400 millones más que en 2011 y Asturias recibía del sistema 1.958 millones y ahora recibe 160 millones más.

 

En Cataluña ha ocurrido lo mismo. Esta CCAA viene presentando saldos negativos con la Seguridad Social para pagar a sus pensionistas desde el año 2010, ejercicio en el que el déficit fue de 420  millones; en 2011 el desfase fue de 1.168 millones y en 2012 se duplicó hasta los 2.385.

 

Estas cifras, que forman parte de la caja única de la Seguridad Social, han cobrado especial interés en su forma desagregada por CCAA tras la polémica suscitada por la reivindicación soberanista del Gobierno catalán y sus acusaciones continuadas de que sus problemas económicos provienen del  resto de España y de que esta CCAA aporta más de lo que recibe de la solidaridad nacional.

 

Pero también Valencia y País Vasco sumaron cantidades importantes al desequilibrio de la Seguridad Social, 1.783 y 1.747 millones, respectivamente. En el caso de Euskadi, este desfase viene produciéndose desde hace ocho años, en los que las cotizaciones a la Seguridad Social no han cubierto el coste de las pensiones de los jubilados vascos. En 2011, el déficit fue de 1.422 millones y el pasado ejercicio aumentó en más de 300 millones después de que la recaudación cayera de los 6.124 millones a 6.011, un aumento en los pagos a los jubilados que ha pasado de 7.547 a 7.758 millones.