Castilla y León pone cerco a la violencia de género contra las mujeres con discapacidad

Entidades como Fundación Personas, Fundación San Cebrián Palencia, Asprona León y Asprodes Salamanca han participado en estas actividades.

La Consejería de Familia e Igualdad de Oportunidades, dentro del ‘Programa de Atención a mujeres con necesidades especiales por razón de género, promoción de la igualdad de oportunidades y prevención de la violencia de género’, persigue desarrollar medidas específicas para las mujeres más vulnerables en materia de formación, desarrollo de habilidades personales o de orientación para el empleo en colaboración con las entidades del tercer sector. 

 

 

Al mismo tiempo, la Consejería tiene un firme compromiso con las personas con discapacidad, existiendo, entre ellas, mujeres discapacitadas a las que, a sus necesidades de atención y apoyo especializado para mejorar su calidad de vida y participación comunitaria, se suma la desigualdad de género.

 

A lo largo de 2015 se ha trabajado en una línea de actuación conjunta con ‘Plena Inclusión’ para dar respuesta a las necesidades de las mujeres con discapacidad intelectual y paliar esta doble discriminación. Se han realizado talleres y encuentros de desarrollo personal y participación social para mujeres con discapacidad intelectual, donde se han trabajado los contenidos de igualdad entre hombres y mujeres, la prevención de la violencia de género y el fomento de la autonomía personal de cada una de las participantes.

 

La actuación más sobresaliente de este año ha sido la organización de un curso de cinco meses entre ‘Plena Inclusión’ y la UNED, con la financiación de la Consejería de Familia e Igualdad de Oportunidades, denominado ‘Violencia de Género y Discapacidad Intelectual’. Han participado 17 mujeres con discapacidad intelectual y 4 personas de apoyo de diferentes entidades de Castilla y León, como Fundación Personas, Fundación San Cebrián Palencia, Asprona León y Asprodes Salamanca.

 

Estas 21 personas han obtenido un título de extensión universitaria por la UNED con formación en violencia de género y acompañamiento de víctimas. Los contenidos formativos han abarcado cuatro bloques: discapacidad intelectual y violencia de género; prevención e intervención ante situaciones de violencia; leyes y medidas de protección; y el rol del formador y de acompañamiento a la víctima.

 

La Consejería seguirá potenciando esta formación, en colaboración con ‘Plena Inclusión’, para disponer de personas especialmente formadas para atender a víctimas de violencia de género con discapacidad intelectual.

 

Esta medida permitirá reforzar los objetivos del Modelo de atención integral a las víctimas de violencia de género ‘Violencia Cero’ al lograr un mayor acercamiento, acompañamiento y atención directa a otras mujeres con discapacidad intelectual que puedan vivir una situación de maltrato, defendiendo sus derechos y generándoles oportunidades en entornos inclusivos, en coordinación y cooperación con organizaciones e instituciones.