Castilla y León perdería 195.227 habitantes en los próximos diez años si se mantiene la tendencia

(Foto: Chema Díez)

Castilla y León perdería 195.227 habitantes en los próximos diez años si se mantiene la tendencia demográfica actual, según los datos de la encuesta de proyección de la población española 2013-2022.

De esta forma, Castilla y León sería la cuarta Comunidad en pérdida de población por detrás de Cataluña, que perdería un 10,6 por ciento de sus habitantes (793.884); Comunidad Valencia, con -8,7 por ciento (434.625), y La Rioja, con -8,3 por ciento de sus residentes (26.403).

Se da la circunstancia de que todas las comunidades autónomas perderían población, según el INE, y tan sólo ganarían habitantes hasta 2022 las ciudades de Ceuta, con un incremento del 9,5 por ciento y de Melilla, un 10,6 por ciento más.

 

POR PROVINCIAS

 

Todas las provincias castellanoleonesas perderían población, según la encuesta, y así Ávila pasaría de 169.505 habitantes en 2013 a 156.783 en 2022 y 155.512 en 2023; en Burgos, la evolución sería desde los 367.906 habitantes este año a los 332.746 en 2022 y los 329.132 en 2023; y en León de 488.991 a 460.047 residentes en 2022 y 453.474 en 2023.

 

Asimismo, en Palencia se pasará de 168.721 habitantes en 2013 a 155.271 en 2022 y 153.846 en 2023; en Salamanca la evolución poblacional será desde los 347.377 residentes a 324.893 en 2022 y 322.426 en 2023 y en Segovia, de 161.640 ciudadanos a 147.344 en 2022 y 145.893 en 2023.

 

En Soria, la población actual de 93.389 habitantes se reducirá a 86.100 en 2022 y 85.355 en 2023; en Valladolid, de 530.590 habitantes en 2013 a 510.005 en 2022 y 507.184 en 2023 y en Zamora la población pasará de 189.037 habitantes a 170.944 en 2022 y 169.108 habitantes un año después.

 

NACIMIENTOS Y DEFUNCIONES

 

Por otro lado, la previsión de nacimientos en la Comunidad también descenderá en diez años desde los 19.069 previstos este año a los 14.258 en 2022, lo que supone una caída del 25,23 por ciento. En la provincia de Ávila las previsiones apuntan a que se pasará de 1.340 nacimientos a 1.081 en diez años; en Burgos, de 3.138 a 2.285; en León, de  3.232 a 2.470; en Palencia, de 1.155 a 865; en Salamanca, de 2.519 a 1.895; en Segovia, de 1.341 a 999; en Soria, de 670 a 512 nacimientos; en Valladolid, de 4.615 a 3.366 y en Zamora, de 1.060 a 786.

 

En el caso de las defunciones también bajan en la Comunidad y según las estimaciones pasarán de 27.992 este año a 27.374 en diez años. Así, en Ávila pasarán de 2.061 decesos a 1.905; en Burgos, de 3.842 a 3.735; en León, de 5.964 a 5.838; en Palencia, de 2.042 a 1.930; en Salamanca, de 3.855 a 3.815 en 2023; en Segovia, de 1.668 a 1.598 defunciones dentro de diez años; en Soria, de 1.184 a 1.061; en Valladolid, de 4.082 a 5.081 y en Zamora, de 2.574 a 2.412.

 

Según estos datos, en la Comunidad se registrarían dentro de diez años 13.121 defunciones más que nacimientos, por lo que el saldo vegetativo sería negativo. En España, la previsión apunta a que el crecimiento vegetativo será también del -1,56 por ciento.