Tribuna mini Saltar publicidad
Cartel definitivo iberian file

Castilla y León, la tercera CCAA que más agua de riego usó en 2012 con 2.023 hectómetros cúbicos

Riego. Riegos.
Castilla y León se situó como la tercera comunidad autónoma que más agua de riego usó en el ejercicio de 2012 con un total de 2.023 hectómetros cúbicos de los 15.832 consumidos en toda España, según la Encuesta sobre el uso del agua en el sector agrario hecha pública este lunes por el Instituto Nacional de Estadística (INE).
VALLADOLID, 27 (EUROPA PRESS)



Esto supone un incremento del 0,4 por ciento en el uso de agua para riego en comparación con el año anterior mientras que en España este dato cayó un 3,1 por ciento.

En concreto, las comunidades que más agua de riego utilizaron en 2012 fueron Andalucía (23,1 por ciento del total), Aragón (14,1 por ciento) y Castilla y León (12,8 por ciento). En el otro extremo, se situaron La Rioja (2,1por ciento), Comunidad Foral de Navarra (3,3 por ciento) y Región de Murcia (3,7 por ciento).

Por técnicas de riego, la comunidad autónoma que utilizó más volumen de agua en riego por aspersión fue Castilla y León, con 1.202 hectómetros cúbicos (el 59,4 por ciento), mientras que 769 se consumieron a través de la técnica de gravedad (38 por ciento) y 52 en riego por goteo (2,6 por ciento).

Según esta encuesta del INE, en riego por goteo, el mayor volumen correspondió a Andalucía y en la técnica por gravedad, Aragón fue la que más agua empleó.

Por técnica de riego, el volumen de agua aplicado a los cultivos mediante goteo (riego localizado) se incrementó un 7,2 por ciento. Por su parte, el riego por gravedad disminuyó un 11,5 por ciento y el uso de agua de riego por aspersión se redujo un 1,1 por ciento.

Por tipo de cultivo, los herbáceos (cereales, leguminosas, arroz, maíz y cultivos forrajeros) que representaron el 57,8 por ciento del volumen total del agua de riego utilizado en el sector agrario, disminuyeron el uso de agua un 1,8 por ciento.

Los cultivos que mayor descenso experimentaron fueron el olivar y el viñedo, un 19 por ciento menos que el año anterior, y representa el 9,0 por ciento del volumen de agua de riego utilizado en 2012.

El 76,9 por ciento del volumen de agua disponible para el riego en el año 2012 fue de origen superficial. Por su parte, un 21,5 por ciento tuvo origen subterráneo y un 1,6 por ciento de otros recursos hídricos, como agua desalada (marina o salobre) o regenerada (procedente de las estaciones de depuración de aguas residuales).