Castilla y León fue la segunda Comunidad con mayor índice de víctimas mortales por incendio en 2013

Castilla y León, con 4,7 víctimas mortales por millón de habitantes, se situó como la segunda Comunidad con mayor índice de fallecidos por incendio, sólo por detrás de las 5,4 que se contabilizan en la Regíon de Murcia.

En España, el índice es de 2,8, uno de los más bajos del mundo. La mayoría de los sucesos con víctimas mortales ocurren como consecuencia de descuidos con el tabaco y aparatos productores de calor como radiadores y estufas, así como por incidentes de tipo eléctrico.

Estas son algunas de las conclusiones del 'Estudio de víctimas de incendio en España 2012-2013', realizado por Fundación Mapfre, en colaboración con la Asociación Profesional de Técnicos de Bomberos (APTB), con el objetivo de disponer de información precisa sobre las víctimas mortales de incendios y explosiones en edificios de vivienda y sus circunstancias para desarrollar acciones preventivas.

La mayoría de los sucesos con víctimas mortales ocurren como consecuencia de descuidos con el tabaco y aparatos productores de calor como radiadores y estufas, así como por incidentes de tipo eléctrico.

Los cuerpos de bomberos realizan, de media, más de 140.000 intervenciones por incendios al año. En 2013, en este tipo de sucesos perdieron la vida 132 españoles, 38 menos que en el año anterior, lo que representa casi una víctima mortal cada tres días. Estas cifras ponen de manifiesto que España tiene uno de los índices de muerte por incendio más bajo del mundo y que en los últimos 30 años las cifra de fallecidos por millón de habitantes se ha reducido en más de un 50 por ciento a pesar del crecimiento de la población.

Entre las causas más frecuentes de incendio con víctimas mortales se encuentran los descuidos con aparatos productores de calor, como radiadores, chimeneas y braseros, incidentes de tipo eléctrico y el hábito de fumar.

Según dicho informe la mayoría de las personas que fallece en este tipo de accidentes, lo hace como consecuencia de un incendio o una explosión originada en el salón o en el dormitorio de la vivienda habitual, entre la planta baja y la tercera, y en los meses de diciembre, enero, febrero y marzo, en los que se producen la mitad de los fallecimientos por incendio y explosión del año en viviendas. Más del 50 por ciento de los que perdieron la vida el año pasado fueron mayores de 65 años.

SE REDUCE EL NÚMERO DE MUERTOS

El estudio destaca, además, que se ha reducido el número de víctimas mortales de incendios y explosiones de 192 en 2010 y 173 en 2011 a 170 en 2012 y 132 en 2013, y que España ha pasado de tener un índice de 4,1 muertos por millón de habitantes a 2,8, siendo la primera vez que se alcanza un índice tan bajo, solo alcanzado por países como Holanda y Suiza.

Por Comunidades Autónomas, en 2013 Murcia (con 5,4 víctimas mortales por millón de habitantes) y Castilla y León (con 4,7) encabezan el ranking de Comunidades con mayor índice de víctimas mortales. Por el contrario, las que tuvieron menor tasa de víctimas mortales por millón de habitantes en 2013 fueron Navarra y La Rioja (sin víctimas mortales), Canarias (con 1,4) y Madrid (con 1,5).