Castilla y León estrena 2015 con una rebaja de la Tasa de Hidrocarburos a 1,6 céntimos, la más baja de España

BORIS GARCÍA

Ésta es una de las principales novedades tributarias que se van a aplicar en este año comienza ante la constatación de un escenario económico "más favorable".

La comunidad autónoma de Castilla y León estrena el año con una rebaja del Impuesto sobre Hidrocarburos que, tras dos años en vigor y al máximo nivel, se ha reducido a 1,6 céntimos por litro de gasolina, gasóleo o queroseno, el tipo más bajo de todo el país y que supone una rebaja de dos tercios para el bolsillo de los ciudadanos, a lo que se une que se mantiene la devolución íntegra del impuesto al transporte profesional.

  

Ésta es una de las principales novedades tributarias que se van a aplicar en el año que hoy comienza ante la constatación de un escenario económico "más favorable" en el que la Junta ha apostado por revisar a la baja la tarifa autonómica del Impuesto sobre Hidrocarburos para, entre otras cosas, devolver parte del esfuerzo que se ha pedido a los ciudadanos en estos años de crisis, cuando en marzo de 2012 tuvo que acudir precisamente a la aplicación del conocido como 'céntimo sanitario' ante el estrangulamiento de las arcas regionales.

  

No obstante, tanto el presidente de la Junta, Juan Vicente Herrera, como la consejera de Hacienda, Pilar del Olmo, han advertido en los últimos meses de que el Gobierno autonómico estará "muy vigilante" para que las estaciones de servicio contemplen esta rebaja en la tarifa autonómica del Impuesto sobre Hidrocarburos y repercuta efectivamente en el bolsillo de los consumidores.

  

Castilla y León fue una de las últimas comunidades en aplicar este tributo por la falta de recursos ordinarios vinculados, a su vez, a la mala situación de la economía si bien tanto Herrera como Del Olmo han defendido en los últimos meses que "no llegó para quedarse".

  

En concreto, este tributo propio llegó en marzo de 2012 en aplicación de la Ley de Medidas Tributarias, Administrativas y Financieras que acompañó a las cuentas de ese año y que incorporó el conocido entonces como 'céntimo sanitario' con la previsión, en ese momento, de ingresar 140 millones de euros a las arcas públicas con destino a la sanidad.

  

Según consta en la memoria de los presupuestos de 2015, la previsión para este año es inyectar por este concepto 65 millones de euros, un 40,91 por ciento menos que en 2014, cuando se contemplan unos ingresos de 110 millones de euros.

  

De ese modo, Castilla y León se sumó hace dos años a una normativa que ya existía en nueve de las trece autonomías de régimen común, incluidas las islas, y para la que apostó entonces por aplicar el tipo más alto que permitía la ley, 4,8 céntimos por litro de gasolina, gasóleo de uso general y queroseno y 0,2 céntimos por tonelada de fuelóleo.