Castilla y León contará con un techo de gasto no financiero de 8.614 millones, con un recorte del 1,29%

Este techo de gasto no financiero parte de una estimación "provisional y bastante prudente" de la evolución de la economía para 2014.

El Consejo de Gobierno de la Junta de Castilla y León ha aprobado este jueves el techo de gasto no financiero inicial para el ejercicio 2014 por un total de 8.614,3 millones de euros, lo que representa una caída del 1,29 por ciento (112,3 millones en términos absolutos) respecto al techo de gasto no financiero de 2013 (8.726,6 millones).

  

Así lo ha anunciado Del Olmo en su comparecencia en la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno en la que ha asegurado que este techo de gasto no financiero respeta "como no puede ser de otra manera" los objetivos de la regla gasto y los límites de deuda y déficit al mismo tiempo que favorecerá la recuperación económica y la consolidación fiscal.

  

Según ha precisado la consejera, este techo de gasto no financiero parte de una estimación "provisional y bastante prudente" de la evolución de la economía para 2014 que contempla un crecimiento del 0,7 por ciento del PIB, lo que supone que el próximo ejercicio será "el año del inicio de la recuperación económica" en el que no habrá destrucción de empleo, lo que representa "una buena noticia".

  

Al igual que en ocasiones anteriores, la Consejería de Hacienda ha calculado el techo de gasto sumando los ingresos no financieros que prevé obtener en 2014 -7.931,4 millones- con los derivados del nuevo objetivo de déficit para el año que viene, fijado en el 1 por ciento del Producto Interior Bruto (PIB) regional y que equivale a 560,7 millones de euros. Hecho esto, ha añadido 122,2 millones en concepto de ajustes positivos de la Contabilidad Nacional, que en este caso es positivo por la reestructuración del sector público, ha indicado Del Olmo.

  

El resultado de todas estas operaciones son los 8.614,3 millones de euros de gasto no financiero en los que como máximo podrá incurrir el Gobierno autonómico en 2014, cantidad que es 112,3 millones inferior a la del presente ejercicio.

  

A la cifra final se ha llegado tomando como base un cuadro macroeconómico en el que la Junta prevé un crecimiento económico del 0,7 por ciento del PIB el próximo año.

  

Este dato tiene su correlato en el empleo medido en puestos de trabajo a tiempo completo, un indicador que se estima que se estabilizará en el 0 por ciento en 2014, es decir, será "neutro", ha indicado la consejera, quien ve difícil que se pueda crear empleo ya que la recuperación "cuando empieza, tarda en coger fuerza".

  

Entre los recursos no financieros, la cifra que más cae es la de los derivados de los tributos gestionados por la Comunidad, que disminuyen un 12,58 por ciento, unos 107 millones. Del Olmo ha explicado que esto se debe a que los sectores que más recaudan para la Junta son el inmobiliario, el cual seguirá cayendo el próximo año aunque de manera más atenuada, y el del juego, que tampoco se ha recuperado.

  

Precisamente respecto a posibles cambios en los impuestos, la titular de Hacienda ha recordado que la única modificación que habrá será la ya anunciada en el Impuesto de la Renta, con incentivos a la creación de empresas y así impulsar la actividad económica, pero no se prevén impuestos nuevos ni alterar el sistema tributario.

 

MEJORES PRESUPUESTOS

 

En este contexto, la consejera ha incidido en el próximo ejercicio la caída del gasto es "mucho menor", por lo que considera que los presupuestos para 2014 serán "mejores", aunque ha aclarado que esta cifra de techo de gasto es "un máximo".

  

A este respecto, ha aclarado que hay algunas "dudas" que aclarar hasta que se presenten los presupuestos y puede haber alguna "variación legal" que incluso permita incrementarlos también.

  

Pilar del Olmo ha insistido en que habrá datos "más adecuados" y más perfilados cuando se presenten los presupuestos y "hay que esperar" para determinar las líneas de las cuentas regionales, que aún se elaboran y, de hecho, ha explicado que las consejerías tienen hasta el 13 de septiembre de plazo para presentar propuestas.

 

MANDATO LEGISLATIVO

  

La aprobación del límite de gasto ejecuta lo establecido en la Ley 7/2012 de Estabilidad y Disciplina Presupuestaria de Castilla y León, que fue aprobada por las Cortes el 18 de octubre de 2012 y es de aplicación a todos los entes del sector público autonómico. La Junta respeta también la Ley Orgánica 2/2012 de Estabilidad Presupuestaria y Sostenibilidad Financiera del Gobierno de España, a la que dio luz verde el Senado el 25 de abril de 2012.

  

Esta última regulación impuso tres condiciones a las autonomías a la hora de calcular su tope de gasto, que pasan por asegurar el cumplimiento del 1 por ciento de déficit para 2014; situar por debajo del objetivo de deuda, que para Castilla y León asciende al 16,4 % del PIB regional como máximo; y por último, que sea compatible con la llamada regla de gasto, es decir, que crezca por debajo de la tasa de referencia de la economía nacional para el año que viene (1,5 por ciento).

  

El acuerdo sobre el techo de gasto se produce antes de la aprobación del Proyecto de Ley de Presupuestos de la Comunidad para 2014, que de acuerdo con el Estatuto de Autonomía debe efectuarse antes del 15 de octubre. La elaboración de las cuentas regionales del año que viene se inició formalmente el pasado 25 de julio, con la publicación en el Boletín Oficial de Castilla y León de la orden de la consejera de Hacienda, Pilar del Olmo, por la que se dictaban las normas para su confección.

  

Como ya ocurrió en 2012 y 2013, el Anteproyecto de Ley de Presupuestos se redacta de acuerdo con los criterios del Sistema Europeo de Cuentas (SEC), con el fin de evitar desviaciones. De ahí que se intenten anticipar los ajustes de la Contabilidad Nacional, al igual que se hace con el límite gasto.

  

Esto conlleva un examen minucioso de la situación financiera de los entes que se nutren de las arcas autonómicas, como las universidades públicas y determinadas empresas del sector público autonómico, puesto que su déficit computa en el de la Comunidad.

Noticias relacionadas