Casi una veintena de estaciones de medición de la cuenca del Duero, en situación de alerta

Embalse vertiendo agua este invierno.

No se ha alcanzado la alarma en ninguna estación de aforo, pero ha habido aumentos de caudal importante. Especial atención requieren los cauces del sistema Esla en las provincias de León y Zamora, 

Un total de 17 estaciones de medición de la cuenca del Duero se encuentra en alerta debido al aumento de los cauces en las cabeceras y en las cuencas medias de los ríos por las últimas lluvias y deshielos, según ha informado la Confederación Hidrográfica del Duero (CHD).

 

Actualmente, no se ha alcanzado la alarma en ninguna de las estaciones de aforo, pero se han producido incrementos de caudal importantes en cauces como el Bernesga (León) y todos los afluentes del Órbigo, así como en el río Tera y sus afluentes en la provincia de Zamora. También han entrado en alerta estaciones de aforo en el río Porma y en el Esla.

 

De acuerdo con la CHD, será preciso prestar "especial atención" a los caudales crecientes del Esla, Órbigo y Tera en la zona de confluencia cercana a Benavente. Por su parte, el Pisuerga ha visto crecer el caudal en alguno de sus afluentes como el Valdavia y el Carrión en su cuenca alta.

 

Los caudales del río Duero en la provincia de Zamora y del Pisuerga en su zona baja se mantienen estables, aunque con caudal notable, mientras que se ha producido un incremento de caudales en el río Eresma en la provincia de Segovia, aunque sin alcanzar niveles de alerta.

 

Por lo que se refiere a la situación de los embalses, el organismo de cuenca ha subrayado que "sigue siendo de normalidad", pero con un incremento en el volumen de agua embalsada, que es del 83 por ciento, debido a la subida de las aportaciones producida por los incrementos de caudales mencionados.

 

Por ello, se mantiene el control de los caudales de vertido para "tratar de mantener en lo posible la capacidad de resguardo sin llenar", como previsión de futuras crecidas. Así, sólo vierten por coronación los embalses del río Águeda y del Tormes en la provincia de Salamanca, así como el de Arlanzón que vierte a Úzquiza en Burgos, y el del Pontón Alto de Segovia.

 

Los embalses hidroeléctricos del Esla y del Duero en Zamora, así como los fronterizos del Duero en Salamanca siguen vertiendo por coronación.