Casi medio centenar de animales naturalizados de la sabana toma, durante un año, el Museo de la Ciencia

Casi medio centenar de animales naturalizados "al mínimo detalle" de la sabana africana tomará el Museo de la Ciencia, en el que permanecerán a lo largo de un año arropados en la muestra 'Señores de la Sabana y otros animales salvajes'.

La muestra, que ha sido inaugurada este miércoles por el alcalde, Javier León de la Riva, y Eduardo Romero Nieto, propietario de la colección, reúne 44 animales que recrean la sabana de los que únicamente dos son una reproducción (el hipopótamo y el rinoceronte).

 

Una hiena manchada, un antílope jeroglífico, impalas, leones, babuino, jirafa, cobo del Nilo, elefante, ganso, pato, leopardo, ñu de cola blanca, avutarda, carracas, cercopiteco o grullas se adueñan de los espacios expositivos, en los que a través de pantallas se puede conocer información de animales así como los sonidos que emiten.

 

De manera previa a la entrada en la sabana, el visitante recorre una zona en la que puede ver tanto animales de distintas partes del mundo como un león, un oso polar, un corzo, un ciervo, una cabra montés, un jabalí, tigre o pitón india que se acompañan de sus esqueletos.

 

La visita finaliza en una "biblio-reserva" en la que, bajo el lema 'Recuerdo, Aprendo, Respeto', se puede acceder a más información y para concienciar a los visitantes sobre la necesidad de la preservación.

 

Con el fin de celebrar los diez años del Museo su directora, Inés Rodríguez Hidalgo, ha explicado que pretendían que la muestra mantuviese un carácter didáctico pero que también "hiciera soñar", para lo que, además, se han organizado actividades paralelas como la sesión de planetario 'Estrellas en la Sabana. Serengueti no debe morir' o conferencias y talleres.

 

LA "ODISEA" DEL VIAJE

 

Procedente del Museo de la Fauna Salvaje-Fundación Romero Nieto de Valdehuesa (León), el coleccionista Eduardo Romero ha resaltado la "odisea" que ha supuesto el traslado de los animales y crear el hábitat. "Se ha recreado una sabana que se parece mucho a la realidad", ha reconocido.

 

Con muchas visitas pero "menos" de las que querrían, el Museo está ubicado en Valdehuesa aunque al alcalde de Valladolid, Javier León de la Riva, le hubiera gustado que el museo estuviera en la ciudad.

 

Pese a que ha costado que la colección se acercara a Valladolid --"llevábamos años a detrás de esta exposición"--, ahora permanecerá un año en el Museo de la Ciencia, que ha hecho frente a un importante coste de montaje y desplazamiento.

 

"Le tengo una enorme afición a este tema", ha asegurado antes de recordar que hace años sufrió un mordisco de hipopótamo en el antiguo zoo de Matapozuelos y que, además, tuvo la oportunidad de viajar con su familia por la sabana africana.