Tribuna mini Saltar publicidad
Cartel definitivo iberian file

Cascos y Arenas admiten falta de control en las donaciones aunque niegan cobro de sobresueldos

La frase más repetida durante sus declaraciones ha sido "no recuerdo", según fuentes presentes en las comparecencias


MADRID, 12 (EUROPA PRESS)

Los exsecretarios generales del PP Francisco Álvarez-Cascos y Javier Arenas han negado este martes en la Audiencia Nacional haber cobrado sobresueldos procedentes de una contabilidad B del partido si bien han admitido, según fuentes presentes en la declaración, la inexistencia de protocolo alguno respecto de las donaciones recibidas por la formación, cuyo control han atribuido de forma absoluta al tesorero.

Álvarez-Cascos ha permanecido dos horas declarando ante el juez Ruz, que instruye esta causa como una pieza separada del "caso Gürtel", y Arenas lo ha hecho posteriormente durante una hora y media. Según los abogados de la acusación presentes en sus comparecencias, la frase más repetida por ambos ha sido la de "no recuerdo" y ninguno ha negado el cobro de sueldos de forma tajante, sino utilizando fórmulas como "no tengo constancia" o que siempre han tributado por todo lo obtenido.

Sobre el control de las donaciones, las mismas fuentes señalan que no existía mecanismo alguno para hacer cumplir lo señalado en la Ley de Financiación de partidos políticos de 1985 o la de Régimen Electoral General, señalando que el competente para ello era el tesorero, y que nunca preguntaron si dicho control existía de algún modo.

CASCOS TESORERO

Por su parte, Álvarez Cascos ha reconocido que compatibilizó su puesto de secretario general con el de tesorero entre 1990 y 1993, tras ser inhabilitado Rosendo Naseiro. El juez Ruz no le ha dejado contestar a las preguntas que se le han formulado sobre lo que podría haber cobrado en su etapa como ministro, ya que dicha respuesta podría incriminarle y ha acudido como testigo, según esta fuente.

Por su parte, Arenas ha reconocido su presencia en la reunión de marzo de 2010 con Rajoy, Bárcenas y su esposa, aunque de ella sólo recuerda que se hablara de que el extesorero mantuviera su despacho en la sede de Génova y el coche del partido, sin recordar que se hablara del cobro de emolumentos.

(HABRÁ AMPLIACIÓN)