Casa Real expresa su "sorpresa" por la imputación de la Infanta y su "conformidad" con el recurso fiscal

Moncloa y 'Génova' guardan silencio hasta el momento


MADRID, 3 (EUROPA PRESS)

La Casa del Rey ha expresado este miércoles su "sorpresa" por el "cambio de posición" del juez José Castro que ha llevado a la imputación de la Infanta Cristina en el 'caso Nóos' y ha manifestado también su "absoluta conformidad" con la decisión de la Fiscalía Anticorrupción de recurrir el auto.

Según ha informado a Europa Press un portavoz de Zarzuela, la Casa del Rey ha tenido conocimiento del auto de imputación de la hija de Don Juan Carlos "por los medios de comunicación".

Aunque ha dejado claro "el máximo respeto" por las decisiones judiciales, este portavoz ha trasladado la "sorpresa" de la Casa Real por "el cambio de posición expresado por el juez en su resolución, frente a la mantenida en el auto de 5 de marzo de 2012, confirmado posteriormente por la Audiencia Provincial de Palma de Mallorca".

Además, la Casa del Rey ha expresado su "absoluta conformidad" con la decisión anunciada por la Fiscalía Anticorrupción de recurrir este auto, "en su posición procesal de imparcialidad y defensa de la legalidad".

Zarzuela ha reaccionado al auto del juez, que llama a declarar como imputada a la Infanta el próximo 27 de abril, casi cinco horas después de que se hiciera público. Hasta ahora, su posición era que no hace "comentarios sobre decisiones judiciales".

En su resolución, el juez Castro considera a la Infanta cooperadora necesaria en los delitos que su marido cometió presuntamente al frente del Instituto Nóos, ya que sin su presencia y "el aparente y consensuado refuerzo de la Casa Real", el Duque de Palma y su exsocio Diego Torres no habrían podido obtener los fondos de las administraciones públicas que supuestamente desviaron.

MONCLOA Y 'GÉNOVA' GUARDAN SILENCIO HASTA AHORA

Hasta este momento Moncloa ha querido comentar la decisión del juez Castro de imputar a la Infanta Cristina, si bien ha recordado que el Gobierno siempre respeta las decisiones de la Justicia, según fuentes gubernamentales.

El presidente del Gobierno ofrecerá este jueves una rueda de prensa tras reunirse con el secretario general de la ONU, Ban Ki Moon, y los periodistas le pedirán con toda seguridad una valoración por la imputación de la hija del Rey.

También la dirección nacional del PP, que ha optado hasta el momento por guardar silencio. Al término de la reunión de la Junta Directiva Nacional del PP, nada más conocerse la imputación, la presidenta del PP catalán, Alicia Sánchez-Camacho, ha señalado que es "una decisión judicial" y que no iba a comentar nada sobre ello. Por su parte, el portavoz del PP en el Parlament, Enric Millo, se ha limitado a expresar su respeto por las decisiones judiciales.

Tras la imputación del asesor y secretario personal de las Infantas Elena y Cristina, Carlos García Revenga, el pasado 29 de enero, la Casa Real rechazó hacer comentarios al respecto hasta conocer la providencia. Un día después, hizo público un comunicado en el que se aseguraba que la Casa del Rey no tomaría "decisión alguna" sobre García Revenga hasta su declaración ante el juez, el pasado 23 de febrero.

Desde entonces tampoco ha comentado la implicación del secretario de las Infantas, que declaró el mismo día que Urdangarin lo hacía por segunda vez ante el juez Castro.

Poco después de que estallara el escándalo, con el registro policial de la sede de la Fundación Nóos, en noviembre de 2011, Zarzuela anunció que el duque de Palma dejaría de participar en actividades oficiales del Rey. El jefe de la Casa del Rey, Rafael Spottorno, que calificó de "no ejemplar" el comportamiento de Urdangarin, respondió con un "ya se verá" cuando se le preguntó si esta decisión afectaría a la Infanta Cristina.

El marido de la Infanta fue imputado el 29 de diciembre de 2011. En su discurso de Nochebuena de ese año, el Rey había asegurado que "la Justicia es igual para todos", por lo que "cualquier actuación censurable debe ser juzgada y sancionada con arreglo a la ley". Días después, en una conversación informal con periodistas, les recomendó que no personalizaran en ninguna figura en concreto su mensaje.

Los duques de Palma están apartados de la agenda de la Casa Real desde el 12 de octubre de 2012, un año después de su última aparición junto a los Reyes y los Príncipes, en el desfile por la 'Fiesta Nacional'. En el último 12 de octubre, la Casa del Rey anunció que, desde ese momento, el "núcleo central" de la familia serían los Reyes y los Príncipes, quienes representarían a la Familia Real en los actos de mayor rango institucional.

Zarzuela volvió a "a marcar distancias" con el Duque de Palma en enero de este año, cuando eliminó por completo su sección personal de la web de la institución, en la que ya no aparecen su biografía, ni su perfil propio, con el que cuentan los Reyes, los Príncipes, y las Infantas Elena y Cristina. Un portavoz de Zarzuela explicó entonces a Europa Press que con este movimiento se pretendía marcar de manera "explícita" un distanciamiento aún mayor con el duque.

VISITA POLÉMICA AL HOSPITAL

Esta decisión se tomó después de que se produjera un movimiento que desde algunos sectores se interpretó como una especie de perdón al duque: la visita junto a la infanta y el resto de la Familia Real a Don Juan Carlos en el hospital en Madrid tras una operación de cadera, el pasado 25 de noviembre.

En Zarzuela reconocieron que a la ciudadanía le pudo confundir esta presencia, aunque intentaron explicar que una cosa es la relación del duque con la institución, de cuyas actividades permanece apartado, y otras sus relaciones familiares. Para dejar claro de manera más explícita la diferencia entre una cosa y otra, la institución decidió dar un paso más allá y eliminar al duque de la web, añade la misma fuente.

Además, esta visita no se repitió en el último paso de Don Juan Carlos por el quirófano el pasado 3 de marzo. La Infanta Cristina acudió entonces sin su marido a visitar al Rey, acompañada por Doña Sofía y su hermana, la Infanta Elena.