Carteras, móviles, llaves... ¿A dónde van a parar los objetos perdidos en Valladolid?

Las llaves son un clásico de la Oficina de Objetos Hallados de Valladolid. TRIBUNA

La Oficina de Objetos Hallados de la Policía Municipal de Valladolid se encuentra en la Avenida de Burgos, donde aquellas personas que pierden y encuentran diferentes utensilios se dan lugar.

Todo lo que quiera y pueda imaginar, casi como si de un cajón de sastre se tratara. Carteras, llaves y teléfonos móviles forman los artículos más recogidos por la Oficina de Objetos Hallados que la Policía Municipal de Valladolid tiene en su sede de la Avenida de Burgos, donde guarda y registra todo lo que la gente olvida por las calles de la capital.

 

Los trabajadores de este servicio atienden diariamente unas 50 llamadas telefónicas con todo tipo de reclamaciones y a unas 40 personas de media que han extraviado sus objetos, según informaron fuentes de la Policía Municipal a Europa Press.

 

El proceso que se realiza es el siguiente. El ciudadano o agente entrega el elemento en cualquier comisaría o en el mismo Ayuntamiento, para que permanezca en esos lugares durante dos días tan solo por razones de proximidad, tras lo cual, si nadie lo reclama se envía a la Oficina de Objetos Hallados.

 

Ya en dicho centro, los trabajadores de este departamento avisan a su dueño, si es posible identificarlo en primera instancia (como por ejemplo con DNI o carné de conducir) y se les envía a casa por correo.

 

En caso de no poder reconocerlo, realizan una labor de investigación que va desde llamadas de teléfono hasta la revisión de documentación o lo que sea necesario para dar con el dueño del objeto perdido.

 

RECUPERACIÓN

 

Mientras tanto, los artículos siguen almacenados a la espera de que alguien vaya a recogerlos y recuperarlos, para lo cual no solo basta con decir que es de su propiedad, ya que para evitar que acaben en manos ajenas a su dueño, tienen que describirlo con el mayor número de detalles posibles.

 

Por ejemplo, en el caso de un móvil, tienen que indicar la marca, color, modelo e, incluso, el salvapantallas que tiene establecido. Se tienen que dar todo tipo de datos para su identificación.

 

Los objetos de gran valor se publican dos domingos consecutivos en el periódico de mayor tirada de la ciudad, para el conocimiento de la ciudadanía, y se almacenan durante un plazo máximo de dos años. Transcurrido ese tiempo, si nadie ha ido a recogerlo, la persona que lo entregó puede reclamar su propiedad si tiene interés en el mismo. En el caso de que esta persona no lo quiera, el artículo se suele donar a diferentes organizaciones.

 

En cuanto al interés de los dueños por sus pertenencias, los objetos que tienen la identidad del propietario se devuelven en un 90 por ciento de los casos, al igual que las prendas de vestir o los teléfonos móviles se recuperan en su gran mayoría. Sin embargo, solo la mitad de sus dueños recuperan sus gafas extraviadas y un 30 por ciento se interesa por las llaves de su coche o domicilio perdidas.

 

ÉPOCAS DE PERDIDAS

 

Las épocas en las que más artículos se pierden coinciden con eventos multitudinarios, como la noche de San Juan, fiestas navideñas, Semana Santa o Ferias de Valladolid, descendiendo en la época estival o cuando no hay mucha afluencia de gente en la calle.

 

Según fuentes policiales, los objetos que llegan "no son nada raros" y ha habido alguna ocasión en la que han entregado algún artículo a una persona que no era dueña del mismo, pero el problema que tienen es que deben "fiarse de su instinto" en esos casos y, a veces, "no es acertado".