Carolina Rodríguez: "Cuando compito no pienso en ganar, sino en demostrarme que mi trabajo merece la pena"

La gimnasta del Club Deportivo Ritmo habla para Tribuna de Valladolid después de ganar el pasado domingo su sexto campeonato individual de España en División de Honor.

Ha pasado prácticamente un año y medio desde que Carolina Rodríguez se enterase de que tenía plaza para ir a los Juegos Olímpicos de Londres 2012. Se trataba de un sueño hecho realidad. Había quedado cuarta en la ronda clasificatoria del Torneo Preolímpico de gimnasia rítmica y era el momento de afrontar el reto más apasionante de su vida sobre el tapiz.

 

Tras una experiencia mágica, pese a no clasificarse para la ronda final que le hubiera dado derecho a pelear por la medalla, la leonesa sigue compitiendo con las mismas ganas e ilusión que antes de viajar a Inglaterra, hasta el punto de haber ganado este pasado domingo su sexto campeonato de España en categoría de División de Honor en Valladolid.

 

Una inoportuna lesión de ligamentos en el tobillo derecho la obligó el pasado mes de septiembre a pasarse seis meses en el dique seco, pero eso ya es historia. Tras participar en el Europeo de Viena hace apenas tres semanas en el que firmó una buena actuación, ahora toca pelear por el próximo objetivo; repetir medalla en los Juegos Mediterráneos de este fin de semana tras el bronce conseguido en Italia en 2009.

 

Seis campeonatos de España en División de Honor, ¿cómo se siente Carolina Rodríguez tras convertirse en la gimnasta con más victorias en esa categoría?

 

Llevo cinco consecutivos, lo cierto es que es algo difícil mantenerse en la élite tanto tiempo seguido. Me encuentro súper satisfecha con el trabajo hecho por que pude demostrar la mejor versión de mí misma. Hice los cuatro aparatos -mazas, pelota, cinta y aro- de forma muy regular y no fallé nada gordo. Creo que no pude hacerlo mejor. Entrenando te puede salir más veces, pero en competición no es tan fácil. Me salió todo y estoy muy contenta.

 

¿Fue una actuación mejor que la de Viena en el Europeo?

 

Es complicado porque en las diferentes competiciones te puntúan distinto, por ejemplo en algunos ejercicios he tenido más puntuación en Viena que aquí, y eso tampoco es algo muy normal. Creo que lo hice mejor aquí en el campeonato de España. En todo caso, estoy muy contenta con ambas actuaciones. Ha llegado un punto en mi carrera que no pienso en ganar, pienso en demostrarme a mí misma que mi trabajo merece la pena. La gimnasia ya me ha dado todo lo que me podía dar y yo le he dado a la gimnasia todo.

 

Con los Juegos Olímpicos lo fácil hubiera sido retirarse, o incluso después de la operación, pero tenía ganas de probarme. Los Juegos fueron tan bonitos que me daba pena dejarlo. Lo que tengo claro es que cuando me retire será cuando esté en mi mejor estado de forma, así la gente te recordará en un momento bueno.

 

Parece que la lesión de tobillo ni siquiera existió.

 

El pie está como nuevo, y eso que tuve un pequeño percance que me hizo reducir la carga durante unos cuatro días, pero ya no me molesta nada. Es verdad que tengo que andar con precaución por si acaso, pero lo cierto es que me encuentro como nunca.

 

¿Se compara con Almudena Cid?

 

Ella ha conseguido ocho títulos de España en División de Honor, yo seis. La cosa es que yo empecé más pequeñita y yo he sido campeona en más categorías, para mí esta trayectoria es algo precioso. Al lado de mis entrenadoras de toda la vida he conseguido títulos en todas las edades. Esto tampoco es una guerra a ver quién gana más, solo pienso en el día a día. Tener 27 años y decir que estoy en forma es genial.

 

Pasando propiamente a los ejercicios, ¿qué tal el aparato de cinta, que siempre se le ha resistido más?

 

Es curioso, porque últimamente me ha dado alguna alegría. Lo que son las cosas, en el Europeo o en el Mundial he hecho mejores ejercicios con la cinta. El año pasado tuve muchos problemas y quería sacarme la espinita. Este pasado domingo tuve un pequeño desliz, se me lió la cinta, pero con cabeza conseguí que apenas se notara y seguir adelante. Para eso tengo 27 años, para poder solventar los problemas. Espero que en Turquía me pueda salir igual.

 

Parece que en el Club Ritmo está asegurado el futuro. Andrea Pozo, Gemma García, Sara Llana, Bea Jimeno, Marina Fernando...

 

Sí, la verdad es que la cantera es muy buena. Andrea ya ha competido en algún Europeo, o Sara también en categoría Junior. Van cogiendo experiencia y eso es bueno para ellas. Yo conozco cómo se trabaja en mi club y el trabajo es realmente bueno, sino no saldrían tantas campeonas. No quiero olvidarme de Lidia, que también promete mucho para el futuro.

 

Ahí está también el trabajo de la entrenadora, Ruth Fernández.

 

El alma máter de este club, pero no es solo importante su gran trabajo. El resto de entrenadoras están siempre ahí cuando Ruth tiene que viajar conmigo al extranjero y quedan pendientes de todo. Preguntan qué se necesita, si una niña necesita cierto entrenamiento específico... Están muy involucradas con el equipo. En el club se nos transmiten unos valores preciosos y muy dignos. Tengo que agradecer lo que soy gracias a este club, sin Ritmo jamás hubiera estado en el equipo nacional.

 

También están sus padres.

 

Por supuesto, ellos me han apoyado siempre, algo que aunque no lo parezca no es tan fácil. En el deporte actual, no solo para la gimnasia, podemos ver muchos problemas cuando se meten los padres de por medio. Eso acaba truncando su carrera. En mi caso mis padres nunca se han metido de mala manera, siempre me han aconsejado, pero nada más. Ellos lo han pasado mal, pero estoy eternamente agradecida a ellos. No me puedo quejar de nada.

 

Pasando al futuro, ¿cómo se ve para los Juegos Mediterráneos de Turquía de este fin de semana?

 

Voy a entrenar en Valladolid este lunes y martes y el miércoles ya me voy para allá. No nos vamos con mucho tiempo, pero sí que es verdad que voy con mucha ilusión. Es algo en lo que llevo pensando todo el año. Se parece algo a los Juegos Olímpicos, incluso vives en una Villa Olímpica también. Me gustaría competir como hace cuatro años, cuando conseguí una medalla de bronce en Italia, pero sé que no será fácil. Nunca se sabe, si estoy en buen estado de forma y hago buen papel puede salir bien.

 

No quiero decir que seguramente gane una medalla, pero sería maravilloso. Y ya mejorarlo podría ser genial, escuchar tu himno mientras te ponen una medalla de oro es algo inmejorable.

 

Y los Juegos Olímpicos de Brasil en el horizonte.

 

Muy, muy en el horizonte. No pienso en ello todavía, no trabajo en ello. Con la edad que tengo me voy marcando poco a poco las cosas y prefiero pensar en objetivos cortos. Sería un error pensar de otra manera, agobiarme en mi propio trabajo. Los objetivos que quiero como gimnasta ya los tengo cumplidos y da la casualidad de que estoy bien, pero es mejor ir pasito a pasito. No sé cuándo será mi retirada, pero lo que me planteo hoy día es hacerlo lo mejor posible hasta donde pueda.