Carnero destaca la apuesta por la dinamización de Tiedra tras la inauguración de la rehabilitación del castillo

El presidente de la Diputación de Valladolid, Jesús Julio Carnero, y el alcalde de Tiedra, Nunilo Gato, han inaugurado las obras de rehabilitación del Castillo de Tiedra, coincidiendo con la celebración del Corpus Christi.

El presidente de la Diputación, Jesús Julio Carnero, ha destacado que "la recuperación y puesta en valor del patrimonio" legado por los antepasados "se presenta hoy como un importante recurso turístico que crea empleo, fija población y, en definitiva, sirve como elemento de dinamización económica de la zona en la que se asienta".

 

En este sentido, ha recordado que el Castillo de Tiedra viene a reforzar los atractivos de una zona en la que, en el radio de pocos kilómetros, se puede disfrutar de la Villa del Libro de Urueña, los monasterios de la Santa Espina y Villagarcía de Campos, los castillos de San Pedro de Latarce, Torrelobatón o Tordehumos, o la iglesia mozárabe de San Cebrián de Mazote.

 

"Elementos todos ellos que, además de dar a conocer nuestra historia y nuestra cultura, son un factor de desarrollo de nuestro mundo rural y un polo de atracción de visitantes", ha aseverado Carnero.También ha señalado que con esta fortaleza son 19 los castillos visitables en la provincia de Valladolid, cifra única en todo el territorio nacional.

 

 

"Todos estos recursos, públicos o privados, constituyen una red en constante conexión que deben actuar como elementos canalizadores de los visitantes y como catalizadores de desarrollo, creando nuevas oportunidades y atrayendo nuevas iniciativas a nuestros pueblos", ha explicado el presidente de la Diputación.

 

CASTILLO DE TIEDRA

 

El Castillo de Tiedra es una fortaleza construida entre los siglos XII y XIII, de la que hay numerosas referencias históricas vinculadas a personajes históricos señeros como el Cid Campeador, Doña Urraca, María de Molina, Juan II de Castilla o Álvaro de Luna. Formaba parte de la línea defensiva de los Montes Torozos. Fue declarado Bien de Interés Cultural en 1949.

 

Su estructura es sencilla y consta de una torre del homenaje y muralla exterior. La torre es cuadrada, construida en sillería, con varias plantas abovedadas. Mide 13 metros de ancho y 28 de altura, y presenta la particularidad de estar coronada por un matacán corrido. Está dividida en cuatro plantas de 54 metros cuadrados a las que se añade un mirador exterior.

 

En la Planta Baja está la recepción y desde aquí se puede ver, a través de un suelo de cristal, el descubrimiento del sótano original que se abrirá al público en veranoLa Primera Planta cuenta con unos paneles explicativos de las fronteras de occidente, del Duero y la social según la época medieval, todo ello completado con varias auto-guías y la proyección de dos audiovisuales.

 

La Segunda Planta dispondrá de una Sala de Exposiciones, mientras que la Tercera Planta tiene unos espectaculares arcos fogones y una bóveda de aljibe. Cuenta además con un mirador interior y el acceso al mirador exterior. Por último, la Cuarta Planta es un mirador en el que se han construido tres buhardas de madera.

 

La torre del homenaje está circundada por una muralla almenada hexagonal de poca altura, reforzada con tres cubos circulares y que estuvo rodeada de un foso. Poseía varias puertas de acceso, de las que actualmente sólo se utiliza la del oeste, flanqueada por dos torreones.

 

La idea de recuperación del Castillo se inicia en el año 2005. En 2008, la Diputación de Valladolid aportó los primeros 64.844 euros para la rehabilitación interior de la torre y su adecuación para su uso como Museo de la Frontera, calificándolo como Proyecto de Especial Repercusión Turística. En 2009 se aprueba un Plan Director.

 

El presupuesto total de la intervención a lo largo de estos años es de 600.000 euros aportados por el Ayuntamiento de Tiedra, la Diputación de Valladolid (en total más de 79.000 euros), Fondos Europeos Leadercal, Junta de Castilla y León y Gobierno de España.