Carlos Suárez: “En dos años esperamos que se pueda empezar el Valladolid Arena”

El presidente del Real Valladolid, Carlos Suárez, durante la entrevista para Tribuna. A.MINGUEZA

Segunda de las dos partes de la entrevista de Tribuna al presidente del Real Valladolid, donde trata el Valladolid Arena, la cantera y hace un balance de sus cuatro años como máximo accionista.

LAS FRASES

 

"Esperamos que en un par de años haya cambiado la situación y podamos comenzar el Valladolid Arena"

 

"El trabajo de cantera es bueno y pronto veremos resultados, no solo debe valorarse los jugadores que debutan con el primer equipo"

 

"A día de hoy el Valladolid tiene una buena estabilidad institucional, falta mejorar lo económico"

 

"En mi gestión como máximo accionista me pondría un aprobado, no un notable porque hay que ser exigente con uno mismo"

 

"Estamos orgullosos del fichaje de Roger, no porque sea mejor o peor, sino porque medimos bien los tiempos para traerle"

 

"Si fuera futbolista sería Sergio Ramos o Iborra, y del Valladolid Jesús Rueda o Julio Iricibar"

Continuamos la conversación con Carlos Suárez Sureda (León, 13 de abril de 1968) en la sala de reuniones del estadio José Zorrilla. Con tranquilidad, sin alterarse lo más mínimo, el presidente y máximo accionista del Real Valladolid agarra una botella de agua para dar un largo trago. Es el momento de tratar otros temas más alejados de lo meramente deportivo.

 



¿En qué situación se encuentra ahora el Valladolid Arena?

 

Carlos Suárez: El pleno del Ayuntamiento aprobó de manera inicial el nuevo Plan General de Ordenación Urbana el 25 de febrero. El momento en que todo esté aprobado será cuando tengamos que demostrar que somos capaces de hacerlo, y yo he apostado muchas veces a que sí.

 

¿Qué inversión supondría?

 

C.S.: Pues depende de lo que se quiera hacer. Habría una generación de puestos de trabajo importante, una ventaja competitiva para todos los equipos por lo que se pueda crear, y no olvidemos que esta ciudad es ciudad del deporte. Pegaría un salto cualitativo importante.

 

Sin cifras concretas, ¿en qué fechas nos estaríamos moviendo para el inicio del Valladolid Arena?

 

C.S.: Depende de lo que tarde la aprobación definitiva y de los recursos que se quieran hacer, que no es tema del proyecto del Valladolid Arena en sí, sino del Plan General en su conjunto. A partir de ahí habrá que ver cómo va el país y la situación económica, pero siempre digo que en un par de años todo puede haber cambiado y ojalá podamos hacer realidad nuestro deseo.

 

O sea, que el Valladolid Arena podría arrancar en 2017 o 2018.

 

C.S.: Dios proveerá (ríe).

 

Dejando de lado los proyectos faraónicos, hay quienes protestan por las instalaciones que usa la cantera.

 

C.S.: Estaba planeada una renovación y se nos retrasó un poco por otros motivos, pero en cuanto acabe esta temporada esperamos que se puedan hacer estas remodelaciones de cara a la temporada que viene.

 

¿En qué consisten estos cambios?

 

C.S.: De entrada cambiar los campos, que están ya viejos y la superficie es la que es, afecta no solo físicamente sino en el juego. Un balón nuevo en un campo viejo no actúa de la misma manera que en un campo en condiciones. A partir de ahí, si estamos en Primera, intentaremos que nuestras categorías inferiores estén en una mejor situación, incluso mejorar la grada, pero lo que realmente preocupa es que los campos estén bien para que podamos sacar jugadores. No vamos a gastarnos lo que no tenemos, en todo caso.

 

 

Precisamente a día de hoy se critica que se sacan más bien pocos canteranos para el primer equipo.

 

C.S.: Es cierto que a un jugador de la casa le cuesta debutar en el primer equipo, pero se ha cambiado la política. Se cree en un proyecto de cesiones una vez tengan capacidad para foguearse, pero primero deben demostrar que pueden jugar en nuestro equipo y en otros. Si analizamos la cantera vemos tres o cuatro del juveniles muy interesantes, hemos visto que hay varios que han vuelto a la Selección, algo que hacía años que no pasaba, tenemos un Promesas que se ha salvado de forma tranquila, jugadores que han debutado en Copa...

 

Si miramos filiales de otros de Primera que sufren para mantener la categoría creo que el trabajo de cantera es bueno. No puede valorarse el trabajo de cantera solo por los que debuten en el primer equipo cuando se ha cambiado la política hace solo diez meses. La valoración hay que hacerla en conjunto, en breve les veremos ahí.

 

Cambiando de tercio, ¿se ha planteado algún tipo de promoción de entradas para estos últimos partidos o para un hipotético play off?

 

C.S.: De momento no. Cuando lleguemos a ese punto, veremos. Cambiamos la política respecto a los aficionados que siempre nos apoyan, incluso en Segunda, y habrá que ver lo que conviene si se llegase a un hipotético play off.

 

También se descartó el abono de segunda vuelta.

 

C.S.: Sí, sobre todo en Primera División. Si en la segunda vuelta venían los grandes era algo injusto. El que quiere ser abonado debe serlo todo el año, que es cuando necesitamos su apoyo.

 

¿Preocupa la baja asistencia al estadio?

 

C.S.: Tras el descenso y un año malo la gente al final exterioriza su malestar, pero los datos que tenemos dicen que está subiendo la asistencia a los estadios de España cerca de un 5%. A estas alturas en los últimos veinte años no había habido tanta asistencia, pero es verdad que nosotros estamos algo más penalizados. Además al estar en la pelea para subir nos están dando muchos partidos en abierto, eso hace daño.

 

En un plano un poco más personal, en unas semanas se cumplen cuatro años desde que compró el Real Valladolid. ¿Cómo lo valora?

 

C.S.: Institucionalmente tenemos una estabilidad grande, las cosas se han mejorado, aunque deportivamente no contaba con este último descenso. Estamos en el camino de hacerlo aún más estable, que es lo que nos ha lastrado estos últimos años. Veremos quién gestiona mejor y peor, pero en términos generales estoy bastante satisfecho de mi trabajo.

 

¿Y qué ha hecho bien y qué mal Carlos Suárez en estos cuatro años?

 

C.S.: De lo que se ha hecho mal no hay solución, pero intentas no volver a cometer los mismos errores. Cuando hay un descenso parece que todo se ha hecho mal y no es así. Si tengo que sacar una nota media me aprobaría, aunque por mi forma de ser nunca me daría una nota alta porque hay que ser exigente. Ha habido de todo, pero prefiero pensar en lo que puedo mejorar y no en lo que he hecho mal.

 

 

Bueno, dice que no se pone nota pero le voy a pedir que se la ponga.

 

C.S.: Me aprobaría, no me pondría un notable, pero algo más que un suficiente seguro. En el término medio dicen que está la virtud.

 

¿En estos cuatro años cuál ha sido su mejor gestión para traer a un jugador?

 

C.S.: Últimamente todos han sido difíciles, sobre todo este último por estar en Segunda División. Han venido jugadores como Javi Varas, André Leao o Roger... aunque estamos especialmente satisfechos precisamente por Roger. No porque sea mejor que Hernán Pérez, Timor o André, sino porque teníamos la seguridad de que si José Luis Mendilibar, en el Levante, le veía jugar no le iba a dejar irse. Tuvimos que ir rápidos y movernos, fue difícil porque en condiciones normales el míster, si le hubiera visto, no le hubiera dejado marcharse.

 

Y hablando de jugadores, si Carlos Suárez fuese un jugador de fútbol, ¿cuál sería?

 

C.S.: ¿De mi equipo?

 

De cualquiera.

 

C.S.: Depende. Yo cuando era deportista era un tío constante, bastante brutito, bastante físico, aunque justo de calidad porque con los pies soy relativamente torpe. Sería uno de esos grandes, quizá Sergio Ramos jugando atrás o un Iborra en el centro del campo. En todo caso, uno de muchísimo trabajo y de rendimiento, aunque de más bien poca calidad (risas), lo cual no supone que Sergio Ramos no la tenga, ¿eh?

 

¿Y del Real Valladolid?

 

C.S.: Jesús Rueda, igual. Ha sido un tío que ha tenido que luchar para conseguir lo que ha conseguido, pero se ha adaptado y es trabajador y constante. Quizá también Julio Iricibar, otro que se lo ha currado mucho. Ojalá en el mundo del fútbol le vaya bien.

 

Para concluir, ¿qué mensaje le diría a un aficionado pesimista que piense que no se va a ascender?

 

C.S.: Por naturaleza intento ser positivo y optimista, aunque cuando viene un resultado adverso parezco un alma en pena, pero digo que para lamentarnos ya tendremos tiempo. Ahora hay que confiar y apoyar, cuando no haya más partidos ya valoraremos. Es época de confiar.

 

La primera mitad de la entrevista a Carlos Suárez se puede leer pinchando en el enlace justo debajo de estas líneas.

Noticias relacionadas