Carlos Suárez deja en el aire la posible llegada de Kike Sola

Carlos Suárez, presidente del Real Valladolid, este martes en el Ayuntamiento. JUAN POSTIGO

El presidente del Real Valladolid niega que se le haya dado un ultimátum al jugador del Athletic, aunque deja entrever que se le ha incitado a decidirse cuanto antes.

El presidente del Real Valladolid, Carlos Suárez, no rehuyó este martes hablar sobre los posibles fichajes del mercado invernal, a algo más de diez días para que este eche el cierre. Las conclusiones más jugosas del máximo dirigente del club blanquivioleta se resumen en dos puntos. A saber; que se espera cerrar un portero en breve y segundo, aunque no menos importante, que a Kike Sola no se le ha dado un ultimátum para que venga, pero sí se le ha incitado a tomar una decisión cuanto antes sobre su posible llegada.

 

El primer punto que destacó Suárez fue el del guardameta. “Espero que en breve esté cerrado el portero, que urge porque solo tenemos dos, por si tuviéramos una sanción o una lesión”. Más claro agua, si bien no quiso dar más pistas en forma de nombres.

 

“No sé porque no he llevado yo esa relación”, siguió el presidente sobre Kike Sola y ante la posibilidad de que se le hubiera dado un ultimátum de una semana para que se pensara la oferta del Real Valladolid. “Los ultimátum no me gustan porque cuando alguien da uno, yo personalmente reacciono siempre yéndome al contrario. No me gustaría que nos pasara lo mismo, pero sí es cierto que hay opciones que se pueden perder”. Suárez le pasó entonces la pelota a Braulio Vázquez. “Le habrán dicho que si se puede decidir ya, porque si no nos veríamos obligados a buscar otro jugador”.

 

DERROTA EN PALAMÓS

 

Por otra parte, Suárez no quiso poner excusas ante la derrota del pasado domingo frente al Llagostera. “La verdad es que fue el peor partido de la temporada. En otros no hemos jugado bien, pero la sensación que dimos fue un poco distinta. Mejor olvidarlo cuanto antes, no fue una tragedia y queda toda la segunda vuelta”, siguió, optimista.

 

“Ninguno de los partidos con los que a priori estaban abajo lo hemos jugado bien. No sabemos afrontarlos. Es una causa en la que no me meto porque no es mi negociado, pero sí es verdad que estos partidos hay que ganarlos. Un equipo que quiere subir directo tiene que ser consciente de que no se pueden dejar estos puntos”.

 

Por último, el presidente quiso dejar un poso de tranquilidad, pese a mostrarse crítico. “En la segunda vuelta no nos podemos permitir el lujo de perder esos puntos, porque te restan tranquilidad. En todo caso al equipo le veo fuerte, bien, mentalizado. En un ascenso de tres habríamos hecho una buena primera vuelta, porque este se suele conseguir con 72 puntos y hemos hecho 38”, concluyó.