Carlos Fitz-James Stuart, el nuevo Duque de Alba

Carlos Fitz-James Stuart será el nuevo duque de Alba. Tras la muerte de su madre a los 88 años de edad, el peso de la historia de la Casa de Alba recae en su primogénito, que se convertirá en el decimonoveno duque de la familia. 

La Casa de Alba está dibujada por 18 duques desde el nacimiento del Gran Duque de Alba, Fernando Álvarez de Toledo en el siglo XIV. Carlos Fitz-Stuart siempre ha destacado la labor que su madre realizó en favor del patrimonio histórico: "Mi madre ha sido la principal impulsora de todas las iniciativas encaminadas a conservar el patrimonio, siempre muy bien secundada por mi padre mientras vivió, y después por su segundo marido, Jesús Aguirre".

 

El reto más importante del XIX duque de Alba es preservar la conservación del patrimonio histórico artístico de sus antepasados, así como su difusión para que pueda ser conocido y contemplado por todas aquellas personas que estén interesados en el Arte y en la Historia de España. 

 

Consciente de que se convertiría en el XIX duque de Alba, Carlos Fitz James Stuart siempre ha intentado llevar una vida normal, "todo lo discreta" que le ha sido "posible", aunque resulta "utópico pretender llevar una existencia tranquila cuando te conviertes en un personaje conocido", razonaba. En marzo de 1988 anunció su compromiso con Matilde de Solís-Beaumont y Martínez Campos, hija de los marqueses de la Motilla y condes de Casa Alegre. Dos años más tarde, celebró su boda el 18 de junio en la catedral de Sevilla, un matrimonio que terminó en el 2000. En el 2006 recibió la nulidad eclesiástica.

 

Fruto de ese matrimonio nacieron Fernando Cayetano (1990) y Carlos (1991), con los que comparte su tiempo libre. Apenas se le conocen sus aficiones, excepto el esquí. "A los veinte años me gustaba volar y jugar al tenis", apuntaba.  

Noticias relacionadas