Cáritas Valladolid prefiere garantizar que los niños coman en casa a abrir comedores en verano para "no señalarlos"

Jesús García dice que supondría una "indicación social negativa" para aquellos que tuvieran que recurrir a este servicio, ya que, a diferencia de lo que ocurre durante el resto del curso, sólo irían aquellos en familias con mayores problemas.

El director de Cáritas Diocesana en Valladolid, Jesús García, ha mostrado este jueves su preferencia por garantizar que los niños puedan comer en casa, en lugar de tener que abrir los comedores escolares en verano, como propuso la Defensora del Pueblo, Soledad Becerril, y a la que han secundado numerosos colectivos y partidos políticos.

  

En declaraciones recogidas por Europa Press, García ha considerado que abrir los comedores supondría "señalarlos" como menores pertenecientes a un hogar con dificultades económicas, por lo que ha abogado por "normalizar" su vida a fin de evitar que caigan en la "marginalidad".

  

Para el director provincial de Cáritas, supondría una "indicación social negativa" para aquellos que tuvieran que recurrir a este servicio, ya que, a diferencia de lo que ocurre durante el resto del curso, sólo irían aquellos en familias con mayores problemas.

  

Por ello, ha insistido en la conveniencia de que los menores coman en su casa, para lo que ha abogado por dirigir hacia allí las ayudas que garanticen su acceso a una dieta adecuada. En cualquier caso, ha apuntado que no ve "necesaria" esta medida de acuerdo con la situación social de Castilla y León.

  

Jesús García ha realizado estas declaraciones a preguntas de los periodistas durante la presentación de la Memoria 2013 de la ONG y de su campaña del Día de la Caridad, que se celebrará este domingo con motivo del Corpus Christi.