Cáritas pide cambios contra los desahucios a la Administración Pública

Raquel García y Mª Dolores Mateos presentan la campaña 'Nadie sin hogar'. ALBA CAMPO

Cáritas ha querido promover una campaña de sensibilización a favor de las personas sin hogar. En el año 2013 esta organización atendió en Valladolid a 469 personas a través de 1424 intervenciones. 

El domingo 30 de noviembre se celebra el Día de las Personas sin Hogar y bajo el lema ‘Por una vivienda digna y adecuada. Nadie sin hogar’, Cáritas ha querido impulsar una campaña de sensibilización. Para ello aporta datos y pide “cambios a la Administración Pública, a los medios de comunicación y a la sociedad entera”.

 

El Plan Europeo 2010-1015 ‘Nadie sin hogar’ aspira a acabar con el sin-hogarismo lo que Mª Dolores Mateos, del equipo directivo de Cáritas Diocesana califica como “utopía” aunque asegura, “hay que intentarlo”.

 

En cuestión de números, el 16% de las personas en Castilla y León se ven afectadas por alguno de los factores de la exclusión residencial. En Valladolid, 469 personas fueron atendidas por Cáritas a través de 1424 intervenciones.

 

La responsable de Cáritas destaca que “actualmente existen políticas de vivienda donde la persona no es el centro si no la propia inversión económica”. “Disfrutar de una vivienda digna es un derecho inherente en el ser humano y los bancos no son sensibles al sufrimiento de los desalojados”.

 

Se incluyen dentro de las personas consideradas en situación de exclusión residencial tanto las que viven en la calle como las que residen en hostales o albergues de forma permanente. 

 

Esta campaña orientada a la sensibilización de la sociedad en general en torno a este problema, responderá con actividades de los demandantes como partidos de fútbol sala y la oportunidad de que la gente participe en los comedores sociales. 

 

Raquel García, trabajadora social del programa 'Volver a ser' asegura que “perder la vivienda conlleva una espiral de pérdidas en la que la persona deja de relacionarse socialmente”.

 

Cáritas exige a las administraciones un reforma jurídica en el ámbito del alquiler y de los procedimientos de ejecución hipotecaria, fomentar el alquiler social y la ocupación de viviendas vacías así como una política de vivienda que garantice el derecho a una vivienda digna.

 

Por otro lado lanza un mensaje a la sociedad de conciencia y comprensión a través de los medios a los que pide “faciliten la difusión de la idea de la lucha a favor de los derechos humanos a toda la sociedad”.