Carina Mejías, de Ciudadanos: “Merece la pena trabajar por España desde todos los rincones de la nación”

BORIS GARCÍA

La diputada por Ciudadanos del Parlamento Catalán, Carina Mejías, analiza para TRIBUNA la relación crítica que viven España y Cataluña. La parlamentaria dice que hacen falta "puentes de unión y evitar confrontaciones", antes de afirmar que la consulta es "ilegal".

Dejó el Partido Popular para integrar el grupo político de ciudadanos en 2012. Hoy es diputada en el parlamento Catalán y una firme defensora de la Unidad de España, aunque cree que es necesario un proyecto político que trabaje por la unión y evite "las confrontaciones y los privilegios". Dice del referéndum soberanista que es “ilegal” y que el Gobierno del PP “ha abandonado a los catalanes que nos sentimos españoles”.

 

¿Es posible una Cataluña integrada en España?

Claro que lo es; siempre y cuando hagamos un proyecto político que permita desde Cataluña en el conjunto de España sentirse partícipes del mismo; un proyecto de regeneración política que tenga la Constitución como elemento principal de cohesión entre todos los españoles.

 

A pie de calle, ¿hay tanto odio hacia lo español en Cataluña?

Esta fractura social se alimenta del Gobierno Catalán, para generar dos bandos, algo que nosotros hemos denunciado reiteradamente desde Ciudadanos. En algunas ocasiones se ha llegado a situaciones que creemos que no son aceptables, es un enfrentamiento social que se vive a todos los niveles: en las reuniones con amigos, en las familias, en las tertulias de trabajo… hay que intentar recomponerlo, tender puentes, trabajar por la unión y evitar estas confrontaciones.

 

Como catalana me da ververgüenza la imagen de Cataluña que se transmite por culpa de algunos independentistas, que aprovechan situaciones de gran proyección pública para montar sus absurdos sainetes y salir en la prensa

 

¿Los dos idiomas también contribuyen a esta fractura?

Desde Ciudadanos hemos defendido siempre que tiene que ser legal lo que es normal. En la calle hay una absoluta normalidad del uso de las dos lenguas como instrumento de comunicación. Lo que no es de recibo es utilizar estas lenguas como herramientas de reivindicación política. Las lenguas son instrumentos para comunicarse, que la gente en la calle utiliza de manera normal y conviven con tranquilidad. hay que respetarlas y enseñarlas en pie de igualdad y que todos los alumnos tengan derecho a su estudio.

 

Sinceramente, ¿cree que la Consulta independentista se va a llevar a cabo?

Nosotros no hablamos de Consulta, hablamos de Referéndum de Autodeterminación. Algo que solamente el Gobierno español tiene la potestad de convocarlo. No se puede hacer ninguna consulta unilateralmente por la que decidir trocear la soberanía y la integridad nacional. Tiene una finalidad ilegal y por lo tanto no puede celebrarse. Debemos trabajar por la unión y la convivencia desde la lealtad constitucional e institucional.

 

¿Está dando el Gobierno una respuesta firme al desafío nacionalista?

No. Los catalanes que nos sentimos españoles sufrimos una sensación de abandono por parte del Gobierno español y de inmovilismo, ya que no hay una alternativa ilusionante para los catalanes y los españoles que permita superar esta crisis. Por eso desde Ciudadanos lo que intentamos es construir esa alternativa política que permita ilusionarnos y un proyecto en el que españoles y catalanes nos sintamos interesados en participar y construir conjuntamente, sin enfrentamientos y sin privilegios de unos sobre los otros. Reitero, este Gobierno mantiene una situación inmovilista, como el anterior lo hizo de complicidad.

 

¿Qué tiene Ciudadanos que no tenga el Partido Popular?

Ciudadanos tiene un proyecto político muy claro. Una formación que trabaja por la regeneración política, que creo que es una de los principales retos que tiene España en este momento, que además apuesta por la convivencia sin estridencias, por la unión de todos los españoles.

 

No se puede hacer ninguna consulta unilateralmente por la que decidir trocear la soberanía y la integridad nacional. Tiene una finalidad ilegal y por lo tanto no puede celebrarse, a menos que sea el Gobierno de la nación quien la promueva.

 

¿Cómo ha palpado el ambiente en el resto de España sobre el problema catalán?

Yo creo que lo que le pasa a una parte de los españoles les debe interesar, y mucho, al resto de España, porque todos tenemos un pasado un futuro común. Yo vengo a Valladolid a pedirle a los vallisoletanos que lo que nos pasa allí debe interesarles. Ellos, como el resto de ciudadanos, tienen que ayudarnos a construir una alternativa política que nos permita a todos superar esta situación. Merece la pena trabajar por España desde todos los rincones de la nación y no a través de compartimentos estancos.

 

Los empresarios no quieren independencia

Son uno de los colectivos más interesados, ya que los empresarios catalanes están muy preocupados por esta situación de inestabilidad económica producida por la tensión vivida en Cataluña, por la inseguridad jurídica, ya que en el caso de producirse la independencia se podría salir de la Unión Europea y los empresarios hacen un llamamiento para reclamar serenidad, colaboración para que sus empresas -que son las que crean empleo y riqueza-puedan desarrollar su actividad en unas condiciones de tranquilidad, estabilidad y seguridad jurídica.

 

¿Cómo valora el desprecio de uno de los empresarios catalanes que negó el saludo al Príncipe?

Es una falta de respeto a la Casa Real. Como catalana me da vergüenza la imagen de Cataluña que se transmite por culpa de algunos independentistas que aprovechan situaciones de gran proyección pública para montar sus absurdos sainetes y salir en la prensa. El príncipe tuvo una reacción que le honra.

 

¿Española y catalana o catalana y española?

Soy una española nacida en Cataluña.