Caramanzana pide mayor financiación a las administraciones para que las cámaras sigan su labor

Víctor Caramanzana, nuevo presidente de la Cámara de Comercio de Valladolid. E. TEJEDOR

El nuevo presidente de la Cámara de Valladolid, Víctor Caramanzana, dice que los ejes principales serán: “La creación de empresas, la competitividad, la innovación, el comercio exterior, la formación, el empleo, la mediación".

El, desde este jueves, nuevo presidente de la Cámara de Comercio, Víctor Caramanzana Rey, ha reclamado a las administraciones mayor apoyo financiero para que la institución cameral pueda seguir dispensando los servicios de apoyo y ayuda a los empresarios vallisoletanos. El riosecano, que sustituye a Carlos Villar al frente de la Cámara, ha sido reelegido esta tarde con el 94% de los apoyos (29 votos a favor y dos votos en blanco).

 

Caramanzana, vicepresidente en los últimos meses, ha recordado que tras la retirada del llamado “recurso cameral”, ahora son estas instituciones las que tienen que buscar financiación. En este sentido ha alabado la labor de su antecesor Carlos Villar que ha conseguido duplicar la facturación de dos a cuatros millones de euros con los proyectos formativos puestos en marcha.

 

Víctor Caramanzana se confesaba muy “satisfecho” por su elección como nuevo presidente de la Cámara que prolongará hasta que con la nueva Ley regional de Cámaras se convoquen elecciones, aunque esto puede prolongarse un año, según ha explicado Caramanzana.

 

Dice que accede al cargo por “compromiso y responsabilidad”, porque se siente “un hombre de cámara” con catorce años de experiencia, al tiempo de asegurar que se trata de un “honor” y un “reto” presidir la “institución empresarial con más prestigio en Valladolid”. Aporta “esfuerzo, ilusión, trabajo y conocimientos”.

 

Mantiene el organigrama con tres vicepresidencias que ocuparán Jesús Esteban, Antonio Fernández y Javier Labarga, mientras que el tesorero será Félix Cano, y el resto de miembros del comité ejecutivo son los mismos que hasta ahora. Víctor Caramanzana reconoce que es un “momento muy especial que exige el mayor esfuerzo” y que es necesario “fortalecer nuestras empresas para el progreso de Valladolid y el bienestar de los vallisoletanos”.

 

Ha tenido palabras de agradecimiento a Carlos Villar, presidente en los últimos dos años y también ha prometido una mayor colaboración con las administraciones, especialmente Ayuntamiento, Diputación de Valladolid y Junta de Castilla y León. Cree que la situación política nacional “está retrasándolo todo”; “esta provisionalidad e indefinición no contribuye a nada positivo, de hecho no ha habido elecciones a las cámaras de comercio como estaba previsto”.

 

“La creación de empresas, la competitividad, la innovación, el comercio exterior, la formación, el empleo, la mediación y el arbitraje serán los ejes básicos de la acción de la Cámara de Valladolid, todos ellos llevados con criterios empresariales”, ha dicho el nuevo presidente, quien también ha recordado que en la actualidad reciben el apoyo económico de 30 grandes empresas, como Michelin, Renault o Gas Natural, aunque pretenden que “estén todas”.

 

El presidente ha puesto el acento en el apoyo a “pymes, microempresas y los autónomos” y también ha señalado “los activos” con los que cuenta la Cámara como la Escuela Internacional de Cocina –“la historia de un éxito”- y los viveros de empresa de Valladolid y Medina del Campo; antes de explicar que una de los potenciales más importantes de la provincia es “el turismo, el patrimonio y la gastronomía”.  Por último, Víctor Caramanzana dice que la Cámara aspira a ser la “organización de referencia para coordinar la colaboración público-privada”.

 

Noticias relacionadas