'Cara a cara' Rajoy-Sánchez: ¿Le dirá que no es político decente?

El jefe del Ejecutivo tiene una complicada negociación por delante después de que el Partido Socialista haya anunciado en público que no va a apoyar la investidura de Mariano Rajoy. 

El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, ha empezado ya los contactos para intentar formar un gobierno "estable" después de la exigua mayoría que logró el PP en las elecciones del 20 de diciembre. Su primera cita será este miércoles con el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, con el que se verá a las 12.00 horas en el Palacio de la Moncloa.

    

El jefe del Ejecutivo tiene una complicada negociación por delante después de que el Partido Socialista haya anunciado en público que no va a apoyar la investidura de Mariano Rajoy. La reunión de mañana servirá a Rajoy para ver si la postura de Sánchez es inflexible o es posible buscar cauces de diálogo y poder lograr con la abstención del PSOE en segunda vuelta seguir como inquilino en el Palacio de la Moncloa.

  

Fuentes gubernamentales han señalado a Europa Press que hasta el momento no hay ninguna oferta en pie y han precisado que la primera reunión es con el líder del PSOE porque ha sido la segunda fuerza en las elecciones con 90 escaños y es normal que sea el primero en verse con el presidente del Gobierno.

  

En el Gobierno y en el PP ya se preparan para un periodo largo de negociación y consideran que la situación requiere "altura de miras", "responsabilidad" y "sentido de Estado", algo que, según fuentes 'populares', debe mostrar también el partido que en este  momento lidera Pedro Sánchez.

 

"ESPERO QUE TODOS ESTEMOS A LA ALTURA"

    

Desde la misma noche electoral, Rajoy anunció que intentaría formar gobierno porque el PP había "ganado" las elecciones con más de siete millones de votos (123 escaños), contaba con más de 1,6 millones de votos sobre el segundo y treinta escaños por encima del Partido Socialista.

  

Es el mismo mensaje que repitió al día siguiente ante el Comité Ejecutivo del PP -donde cosechó el apoyo de sus 'barones' para intentar formar gobierno-- recalcando que los españoles han expresado su "voluntad" y ahora "toca" a los políticos gestionar con responsabilidad y sentido de Estado.

  

"Vamos a abordar el diálogo con generosidad, amplitud de miras y con la vista puesta en el interés general", manifestó ante la plana mayor del PP, para apostillar después: "Voy a empeñar mis mejores esfuerzos en promover ese diálogo y en procurar que llegue a buen término. Y espero que todos los demás también lo hagan y que todos estemos a la altura de los que nuestro país necesita y lo que los españoles demandan".