Cantalapiedra se ve "obligada" por "lealtad" a recordar a la Junta que "va a perjudicar al pequeño comercio"

Lamenta que el Ayuntamiento tiene la "patata caliente" de trasladar todas las peticiones de ZGAT, pero advierte de que la decisión no es suya.

La alcaldesa accidental de Valladolid y concejal de Cultura, Comercio y Turismo, Mercedes Cantalapiedra, ha recordado al portavoz de la Junta de Castilla y León, José Antonio de Santiago-Juárez, que está "obligada" por "lealtad" a advertir al Ejecutivo autonómico de que "va a perjudicar seriamente al pequeño comercio" si finalmente concede la calificación de Zona de Gran Afluencia Turística (ZGAT) a los centros comerciales Rio Shopping y Vallsur, y el hipermercado Hipercor de Arroyo de la Encomienda.

  

En declaraciones recogidas por Europa Press, Cantalapiedra ha acusado a la Junta y al Grupo Municipal Socialista de no entender "qué está pasando" al imputar al Ayuntamiento la petición de ZGAT para el casco histórico de la capital, calificación de la que ya goza y que permite la apertura de los comercios los domingos y festivos.

  

"Claro que el Ayuntamiento pidió la declaración para el centro, porque asumida a ella había una ayuda para la reforma del Mercado del Val. Lo sabe el PSOE, la Junta, los comerciantes y el Ministerio", ha subrayado, al tiempo que ha puntualizado que su Equipo de Gobierno es "amigo" del Gobierno de Castilla y León y ha negado que su intención sea la de "crear polémica".

  

Sin embargo, ha insistido en la "absoluta indefensión" que la extensión de esta declaración a las citadas superficies comerciales.

  

Asimismo, ha lamentado que se pase a los consistorios la "patata caliente" de tener que trasladar estas peticiones y se ha preguntado "por qué" deben "dar la cara" cuando carecen de "competencias". "Tenemos que hacerlo a sabiendas de que tenemos el 80% del comercio en contra, parece que somos los responsables, pero es la Junta la que concede la Zona de Gran Afluencia Turística".

  

Además, ha recordado que el pequeño comercio tendría problemas para abrir los domingos y festivos incluso con la concesión de esta declaración debido a las condiciones laborales reflejadas en el Convenio Colectivo del sector, algo que el Ayuntamiento trata de resolver mediante negociaciones con los agentes sociales para tratar de consensuar "los festivos de mayor afluencia en Valladolid" en los que abrir dentro del límite máximo fijado en la actual legislación autonómica.

 

PASOS "DE HORMIGUITA"

  

"Debemos dar pasos de hormiguita, no de gigante. Ahora mismo dar paso de gigante me parece totalmente absurdo".

   

Por último, ha precisado que está dispuesta a reunirse con la Asociación Nacional de Grandes Distribuidoras, pero ha recordado a este colectivo que es "una minoría" dentro del comercio y ha considerado un "descaro" que pretendan decidir "qué hacer en Valladolid".

Noticias relacionadas