Cantalapiedra: "Quienes van a reventar el pregón no le hacen feo al alcalde, sino al pregonero"

La concejal de Comercio, Turismo y Cultura del Ayuntamiento de Valladolid, Mercedes Cantalapiedra. BORIS GARCÍA

La concejala de Cultura, Turismo y Comercio del Ayuntamiento de Valladolid se muestra optimista de cara a las Fiestas de la Virgen de San Lorenzo y espera que no haya polémicas respecto al alcalde.

Mercedes Cantalapiedra, concejal de Cultura, Turismo y Comercio del Ayuntamiento de Valladolid, afronta estos días festivos con ilusión y responsabilidad. Su equipo lleva trabajando todo el año para que el resultado de las fiestas patronales de la ciudad sean del agrado de la mayoría, aunque entiende que no siempre llueve a gusto de todos.

 

¿Qué criterios ha seguido su concejalía para elaborar el programa de fiestas de Valladolid?

 

Es un programa que viene muy rodado. Las Fiestas en Valladolid gustan tal y como están, tienen muchísima aceptación, algo que corroboran miles de personas año tras año. Si algo funciona, no hacemos demasiadas florituras, más en tiempos de crisis, y mantenemos estructura similar, aunque sea con alguna novedad. Esto nos lo ha criticado la oposición,  aunque siempre sin proposiciones. Si funciona, con nuestras características como la música gratuita o la gastronomía, hay que fomentarlo y cuidarlo.

 

Es decir, que a espera de que escampe el temporal, por ahora poco cambio.

 

Esperemos que esto haya pasado en dos años y podamos hacer nuevas actividades. Por desgracia esto se mueve por economía, que te permite hacer más o menos. Ojalá pudiéramos dar un salto y se nos diera una difusión fuera de las fronteras locales, como sucedía con los espectáculos multimedia o de pirotecnia que hacíamos antes, una auténtica delicia, pero valía demasiado y no nos lo podemos permitir.

 

¿Es difícil mantener la distribución de actos y eventos por numerosas zonas y que no se enfoque todo hacia el centro de la ciudad?

 

Cada vez se llevan más actividades a los barrios, creo que está muy cubierto este año. Hemos iniciado teatro de calle por diferentes lugares, por ejemplo, además de los conciertos habituales, es decir, hemos dado ese salto. En todo caso, hay que resaltar que en las fiestas de cualquier lugar el epicentro suele ser la Plaza Mayor, algo que no importa a los ciudadanos, que nos les importa trasladarse a pesar de que las tengamos distribuidas. Los fuegos artificiales, la magia de la Plaza del milenio, las actividades infantiles están en todos los barrios... Aunque siempre haya espacios fijos. Creo que hay actividades en los cuatros extremos, pero es inevitable que exista un centro neurálgico.

 

Hablando de la Plaza Mayor, ¿está satisfecha con las actuaciones musicales que se ofrecen?

 

Diría que sí. Ha sido difícil, hemos dado un salto importante con algunas figuras a nivel nacional, por ejemplo nos consta que viene mucha gente de fuera para ver a David Bisbal y lo vemos en los hoteles. Es para todos los gustos y así lo intentamos definir.

 

En cuanto a acústica, los equipos de sonido son los que exigen los propios músicos, aunque al ser en abierto no puede ser la más idónea, la mejor del mundo. En todo caso, nunca hemos tenido excesivas quejas.

 

Pasando a la Feria de Día, ¿se podría decir que se ha convertido en un reclamo tan importante para las Fiestas como los actos culturales y musicales?

 

Yo creo que sí, no se conciben las Fiestas sin ello, pero no solo esto, sino también la Feria Gastronómica. Son dos caminos diferentes que no se solapan, sino que se complementan. Nadie entendería la una sin la otra, una más enfocada a nuestros restauradores y la otra que permite disfrutar lo de fuera.

 

 

¿Ha sido difícil elegir el pregonero, o en este caso, los pregoneros? ¿Qué han buscado en el grupo de teatro La Carraca?

 

Siempre buscamos a alguien relacionados con la ciudad, claro. En este caso pensamos en ellos por sus treinta años de música y los que hemos tenido niños no conocemos una casa donde no haya un disco suyo. Se jubilan, aquí se les quiere y creemos que era una buena manera de despedirles y hacerles un homenaje.

 

¿Piensa que las fiestas pueden arrancar con polémica a raíz del último episodio protagonizado por el alcalde? La Coordinadora de Mujeres ya ha anunciado que pedirá su dimisión durante el pregón.

 

Me gustaría hacer un llamamiento y decir que cuando alguien viene a reventar un pregón, no es el momento adecuado. Las reivindicaciones hay que hacerlas por los cauces normales, no reventando cualquier actividad. En este caso, están haciendo un feo a los pregoneros, se están equivocando con las vías. Hay espacios, momentos, y el derecho a manifestarse está justificado, pero aunque esté el alcalde presente se le va a hacer un desprecio a los vallisoletanos y al pregón.

 

Por cierto, que parecen haber pasado a la historia los lanzamientos de huevos.

 

Sí, eran otra falta de respeto. Hace unos años que ya no ocurren. Algo que me gustó del año pasado, por ejemplo, es que al ser por la mañana era todo mucho más tranquilo, relajado, con gente que en otras ocasiones no se acercaba al pregón por temor a mancharse o que les empujaran. En todo caso, hay que entender que estamos en Fiestas, simplemente hay que dar un llamamiento al civismo.

 

Precisamente el año pasado el pregón fue por la mañana, parece que se ha reculado.

 

Se suprimía un día de Fiestas, porque había que empezar sábado en vez de viernes, claro. Quiero dejar claro que si hemos vuelto a tener un día más, no implica que se haya gastado más o haya valido más a los contribuyentes, todo sale de la Concejalía de Cultura. Con esto quiero decir que no se ha quitado de otra actividad, como alguno ha intentado decir.

 

Dicho esto, el año pasado se ahorró dinero recortando ese día y como nuestras arcas lo permiten esta vez, sumado a que varios colectivos como los hosteleros lo han pedido, en esta ocasión empezaremos el viernes, aunque esto quita el pregón de mañana. No todo puede salir redondo.

 

¿Qué impacto económico tendrán las fiestas en la economía de la ciudad?

 

Los hoteles rozan el completo, pese a que durante la semana baje un poco. De todos modos, donde hay que hacer valoración positiva es en el resto de comercios de la ciudad. Sin hablar de cifras concretas, son muchos los miles de euros que se dejan en Valladolid. No solo en la hostelería o en el sector servicios, también está la Feria de Muestras, la gente que ayuda a montar los toros o las ferias, los taxistas, las gasolineras... Y, como decían los hosteleros, aunque solo sea unos días hay aumento de empleo.

Noticias relacionadas