Cambia la cultura en España: vivir de alquiler... ya no es 'tirar' el dinero

"La pérdida de poder adquisitivo, la inestabilidad laboral y la temporalidad explican que cada vez más gente alquile ante la imposibilidad de poder adquirir una vivienda, sobre todo los jóvenes”.

El número de personas que vive de alquiler no ha parado de crecer en los últimos años. De hecho, según el estudio Los españoles y su relación con la vivienda”, realizado en 2013 por fotocasa, el 19% de la población española son arrendatarios, un 4% más que en 2011.

 

La crisis, la tasa de desempleo, la inestabilidad laboral, la dificultad de acceder al crédito para la compra de vivienda, o la creencia popular de que los precios de compraventa seguirán bajando han hecho que haya un aumento significativo de la demanda de viviendas de alquiler, según informa el portal inmobiliario fotocasa.es.

 

Para Beatriz Toribio, Responsable de Estudios de fotocasa, “el mercado del alquiler está conociendo un importante crecimiento en España y va a ir a más porque, aunque el sentimiento de la propiedad está muy arraigado entre los españoles, la crisis ha dejado un nuevo panorama económico y sobre todo laboral. La pérdida de poder adquisitivo, la inestabilidad laboral y la temporalidad explican que cada vez más gente alquile ante la imposibilidad de poder adquirir una vivienda, sobre todo los jóvenes”, asegura.

 

Además, en los últimos años se está produciendo un cambio de tendencia: según el estudio realizado por el portal inmobiliario, los partidarios del alquiler se han multiplicado por tres desde 2011 y ya son 6 de cada 10 ciudadanos los que piensan que alquilar no es tirar el dinero. De hecho, cada vez son más los jóvenes que no quieren atarse a una hipoteca “por lo que pueda pasar”.

 

“La crisis ha abierto la mentalidad de los españoles hacia esta forma de vida y ha generado una demanda social que irá en aumento mientras persista la restricción del crédito y los ciudadanos no perciban en sus bolsillos los signos de recuperación que apuntan algunos datos”, afirma Toribio.

 

Igualmente, según la encuesta realizada por fotocasa, la mayoría de los inquilinos elige el alquiler frente a la compra debido a su situación económica (19%) y laboral (16,8%). De hecho, la movilidad laboral y la ampliación de la unidad familiar están llevando a muchos propietarios a buscar una vivienda de alquiler y a arrendar la suya.

 

Estos últimos se unen a los, cada vez más numerosos, propietarios que, desde el estallido de la burbuja, han tenido que poner su vivienda en alquiler ante la imposibilidad de darle salida en el mercado de compraventa. Y, aunque la demanda está creciendo por los motivos señalados antes, lo cierto es que resulta insuficiente para absorber la gran oferta de vivienda de alquiler.

 

Esto hace que, sólo en las zonas más solicitadas de las grandes urbes, donde sigue siendo muy complicado acceder a una vivienda de compra, estén subiendo los precios. En localizaciones con menos demanda, donde el precio de los inmuebles de compra no para de bajar, las rentas del alquiler siguen bajando.

 

Por otra parte, las medidas adoptadas por el Gobierno no ayudan. Primero, la nueva Reforma fiscal elimina la exención total para los que arrendan a inquilinos menores de 30 años y no restablece la deducción por alquiler de vivienda para los arrendatarios con un salario superior a los 24.100 euros.

 

Luego, está la reciente aprobación del Plan Estatal de Vivienda 2013-2016, por el que sólo los arrendatarios mayores de edad, con un límite de ingresos inferior a 3 veces el IPREM (22.365,42 euros) y una renta mensual del alquiler igual o inferior a 600€, podrán optar a un máximo de 2.400 euros anuales por vivienda de ayuda.

 

La responsable de Estudios de fotocasa recuerda que en 2015 se espera que se confirme la apertura de la financiación. “En los últimos meses se ha notado una importante mejoría en la financiación hipotecaria. Ésta sigue siendo muy limitada e insuficiente, pero la guerra comercial que se ha abierto entre los bancos augura una apertura del crédito a particulares que hará que poco a poco mucha gente que ahora alquila por la imposibilidad de comprar, se decida a adquirir una vivienda”, concluye.