Caja España-Duero pronostica una mejora sostenida del PIB y una rebaja del paro en 2015 y 2016

Caja España-Duero mejora sus perspectivas para Castilla y León en el balance de 2015: aumento del PIB del 3% por la mejora del consumo y la inversión, un 2,1% más empleo, un 10% menos de paro. La mejoría se ampliaría a 2016.

Castilla y León experimentará un crecimiento del Producto Interior Bruto (PIB) en este 2015 del 3 por ciento y del 2,9 por ciento en 2016, según un informe de previsiones de Caja España-DueroAsí lo han asegurado este miércoles en la presentación de un estudio encargado por la entidad a "un equipo experto en lo que es un análisis riguroso e independiente", según ha explicado el director Carlos Ranera.

 

De este modo, los expertos han apuntado para la Comunidad un crecimiento del PIB del 3 por ciento para el conjunto de 2015, tres décimas superior al estimado anteriormente, y han ofrecido un comportamiento mejor de lo previsto en el segundo trimestre, en especial en las actividades no agrarias, si bien el crecimiento de la producción podría moderarse ligeramente en la segunda mitad del año. En este sentido, tal y como han subrayado dos de los expertos,  Fracisco García Navas y Felisa Becerra Benítez, tanto el gasto en consumo de los hogares como la inversión podrían crecer a tasas algo superiores al 3 por ciento, en tanto que el consumo de las Administraciones Públicas se mantendría más estable (0,2 por ciento).

 

Desde el lado de la oferta, se ha estimado un mayor repunte para la construcción (3,5 por ciento), tras el fuerte deterioro registrado durante la crisis, así como tasas en el entorno del 3 por ciento para el sector agrario y los servicios. Por su parte, la actividad industrial mostraría un crecimiento algo más moderado, en torno al 2,5 por ciento.

 

En cuanto al empleo, éste crecerá un 2,1 por ciento en Castilla y León, en el promedio de 2015 (en torno a un punto menos que en el conjunto nacional), debido al aumento de la ocupación en todos los sectores, con un repunte significativo en la construcción (7,0 por ciento), que registraría el primer aumento anual tras la crisis. Del mismo modo, han apostado porque la cifra de parados podría reducirse en más de un 10 por ciento, hasta situarse la tasa de paro en el 18,5 por ciento en el promedio del año, en torno a 2 puntos inferior a la de 2014.

 

Respecto a 2016, en esta presentación realizada en la oficina central de Caja España Duero en Zamora, se espera un crecimiento del PIB similar al previsto para 2015, del 2,9 por ciento, que se debería a la aportación positiva de todos los sectores productivos, y al impulso de los componentes de la demanda, destacando por su aportación al PIB el aumento previsto para el sector servicios (2,8 por ciento) y el crecimiento del consumo privado (3,0 por ciento).

 

Por su parte, el número de ocupados podría crecer un 2,0 por ciento, y acelerarse ligeramente el ritmo de crecimiento en los sectores de la construcción y los servicios. La cifra de parados mantendría su perfil descendente, y la tasa de paro se situaría en el 16,7 por ciento en el promedio de 2016, casi 2 puntos por debajo de la prevista para 2015.