Caja España – Duero apoya a los productores de patata de Castilla y León ante los bajos precios de mercado

En el centro José Ramón Aguado, presidente de ASOPOCYL; a derecha e izquierda José Carlos Renedo y Joaquín Julio García, de Banca Minorista de la Dirección Territorial de Caja España-Duero en Valladolid.

La entidad pone a disposición de este colectivo una línea de financiación para sufragar pérdidas.

El Banco de Caja España de Inversiones, Salamanca y Soria pone a disposición de los productores de patata de la comunidad una línea de financiación que les permitirá sufragar las pérdidas derivadas de los bajos precios imperantes en el mercado. Esta oferta se ha plasmado en un acuerdo entre la entidad y la Asociación de Operadores de Patata en Origen de Castilla y León (ASOPOCYL).

 

Se trata de financiación en condiciones muy ventajosas, que cubre hasta 4.000 euros por hectárea, a tipo de interés preferencial y plazo de dos años para devolver el préstamo.

 

Las explotaciones de patata padecen las consecuencias de unos precios insuficientes, sin previsiones de recuperación a corto plazo. Los costes de producción por hectárea se estiman entre 5.000 y 5.500 euros, una cantidad alejada de los alrededor de 1.500 euros que se perciben actualmente en el mercado, según manifiesta José Ramón Aguado, presidente de ASOPOCYL.

 

Caja España-Duero no puede permanecer ajena a esta situación que pone en peligro la pervivencia de muchos negocios en el ámbito rural de Castilla y León, comunidad donde la entidad se halla históricamente implantada. Por ello, apoya a los agricultores con esta línea de financiación que les ayudará a afrontar la complicada coyuntura del mercado.

 

Castilla y León es líder nacional en el cultivo de patata, con una producción cercana al millón de toneladas y 20.000 hectáreas repartidas entre 3.400 agricultores. Es clara, por tanto, la relevancia económica y social de este sector en la comunidad.