Caen las licencias de caza en Castilla y León, con un total de 122.690 en 2012 frente a 142.770 en 2002

De los permisos expedidos en 2012, 2.320 fueron de la provincia de Valladolid.

La comunidad autónoma de Castilla y León tramitó un total de 122.620 licencias de caza en el año 2012, lo que representa un descenso en comparación con años anteriores en los que se llegaron a registrar hasta 143.252 licencias (2005), con 142.770 licencias hace una década.

 

Según los datos aportados por la Consejería de Fomento y Medio Ambiente, 2012 (las licencias de caza son de vigencia anual y se expiden cualquier día por lo que las estadísticas se cierran por ejercicios anuales) fue el año en el que se expidieron menos licencias de caza en Castilla y León.

 

El mayor volumen de licencias de caza expedidas en Castilla y León se produjo en el ejercicio de 2005, cuando se concedieron 143.252 permisos, cifra que ha ido bajando año a año hasta los 122.690 carnets expedidos el pasado ejercicio (140.681 en 2006, 139.984 en 2007, 129.170 en 2008, 126.634 en 2009, 124.227 en 2010 y 123.465 en 2011).

 

De las 122.690 licencias de caza concedidas en 2012, la mayor parte, 93.509, se registraron en los servicios centrales, mientras que, por provincias, el mayor número de permisos se formalizaron en León (5.766), seguida de Burgos (4.248), Salamanca (3.922), Zamora (3.257), Ávila (3.145), Palencia (2.844), Valladolid (2.320), Soria (2.115) y Segovia (1.564).

 

La mayor parte de las licencias del pasado año (115.854) corresponden a permisos para el uso de armas de fuego o procedimiento que requiera autorización específica, seguidas de las referidas a caza con galgo (6.157) y rehala (equipo de perros utilizado para la caza de montería "a la española") con fines de caza (577). Las 102 licencias restantes son de personal de guardería de la Consejería de Fomento y Medio Ambiente.