Cada español recicló 17,7 kilos de papel y cartón en 2012, un 10 por ciento menos que el año anterior según REPACAR

Cada español recicló en 2012 un total de 17,7 kilos de papel y cartón, según Repacar, que señala que la industria española de la recuperación y el reciclado gestionó 830.000 toneladas de residuos de papel y cartón procedentes de los sistemas de recogida municipal (contenedor azul, puerta a puerta y puntos limpios), un 10 por ciento menos que en el año 2011, y evitó la emisión de 747.000 toneladas equivalentes de CO2, lo que equivale a 11.516 viajes a la Luna.
MADRID, 31 (EUROPA PRESS)



La disminución en el volumen de recogida es generalizada y se achaca a la situación económica y sus efectos sociales. De media, la bajada se sitúa en el 12 por ciento para las ciudades de más de 100.000 habitantes y en el 8 por ciento para las de menor tamaño.

En términos per cápita se gestionaron 17,7 kilogramos de residuos de papel y cartón por persona y año, frente a los 19,5 kilogramos por habitante y año respecto al 2011. Por comunidades autónomas, un año más, los volúmenes más elevados se registraron en Cataluña, Madrid y Andalucía.

A pesar de este descenso, agravado en los últimos tres años por los efectos de la crisis, el volumen de residuos de papel y cartón gestionados a través del canal municipal se incrementó un 44 por ciento en la última década.

La asociación destaca que, en los últimos años, las empresas españolas de la recuperación y el reciclado han tenido que soportar un importante incremento de costes, como los de la energía o los carburantes, y una sustancial disminución de los volúmenes de recogida.

Por ello, han tenido que abrirse a otros mercados extranjeros de reciclado que pagan precios más altos que sus competidores europeos por estos materiales. De este modo, aumentando su abanico de clientes, han incrementado los ingresos totales por ventas de material, lo que les ha permitido mantener el coste del servicio de gestión de los residuos municipales y evitar al final que el contribuyente, es decir, el ciudadano, pague más por lo mismo.