Bustamante arremete al 'estilo Casillas' por un comentario contra su hija

David Bustamante

"Yo me cago en tu puta madre, ya que hay que ser muy hija de la gran puta para poner un comentario así en una foto donde sale mi hija...", espetó el cantante.

Llega el verano y los famosos dan el doble de uso a sus redes sociales, aprovechándolas para compartir con todos nosotros cuerpo, vacaciones y familia. David Bustamante se encuentra pasando unos días en Ibiza con su mujer Paula Echevarría y su hija Daniella, disfrutando de la compañía de unos amigos. Y así no los han querido mostrar en sus redes sociales publicando todo tipo de fotos de las playas paradisíacas de Ibiza y de ellos mismos disfrutando de sus vacaciones.

 

El cantante de San Vicente de la Barquera daba las gracias a la prensa por las fotos que han hecho de ellos, aunque no dejaba de apuntar que en ocasiones son un poco pesados: "A veces la prensa muchas veces molesta te regala instantáneas como esta... pues nada... Muchas Gracias! #MeEncantaEstaFoto #MiNiñaYyo #Daniella #AmorDePadre".

 

Pero el cántabro, ha estallado en Instagram, respondiendo a un comentario muy ofensivo hacia su hija Daniella. Y es que este tipo de comentarios no gustan a nadie, seas o no seas famoso, cuando se meten con algún familiar tuyo, y más con tu hija, estallas y no te importa dónde ni a quién.

 

El comentario se hizo en una foto que Bustamante subió de su pequeña con un perrito y que enseguida todos sus fans salieron a su defensa. Bustamante arremetió contra la persona que escribió el comentario y escribió lo siguiente:

 

"Como tú también tienes redes sociales y sabes a lo que te expones. Yo me cago en tu puta madre, ya que hay que ser muy hija de la gran puta para poner un comentario así en una foto donde sale mi hija y escribo unas palabras de cariño a MI FAMILIA que es lo más sagrado para mí!"

 

Este episodio ocurrió también hace unas semanas con Íker Casillas al subir una foto con su pequeño Martín. El comentario dio la vuelta al mundo y aún así sigue causando revuelo por las palabras tan crueles dirigidas al pequeño Martín.