Buena imagen pero adiós de las 'red sticks'

Rabia de las españolas tras conseguir su gol

La selección femenina de hockey sobre hierba puso fin este lunes a su andadura en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro tras caer claramente en su choque de cuartos de final ante Gran Bretaña por 3-1, en un partido donde apenas tuvo opciones, pero dejó buena imagen.

El invicto combinado británico demostró su superioridad en la cancha del Centro Olímpico, sobre todo en los primeros 30 minutos, donde arrinconó a las de Adrian Lock, de nuevo ineficaces en el aspecto ofensivo.

 

Luego, con la amplia desventaja en el marcador, las 'Red Sticks' mostraron más ambición y lograron, al menos, firmar un gol y terminar el partido encerrando a la actual campeona de Europa para endulzar algo su despedida de la ciudad brasileña.

 

Gran Bretaña comenzó muy firme el cuarto de final. Después de una brillante fase de grupos donde había ganado todo y sólo había encajado cuatro goles, partía como clara favorita ante las españolas, que no pudieron contener las continuas acometidas de su rival, que desperdició de inicio dos 'penalti-córner'.

 

Sin embargo, las británicas acabaron por encontrar su premio. A su tercer intento de 'pc', Georgina Twigg metió el 'stick' con inteligencia antes que María López de Eguilaz detuviese la bola para hacer el 1-0. El gol hizo más daño a España que no pudo reaccionar y recibió el 2-0 tras una buena incursión por la izquierda que no perdonó en boca de gol Helen Richardson-Walsh.

 

Con el marcador a favor, el panorama no cambió y las de Adrian Lock continuaron sufriendo y sin poder acercarse a la portería de Hinch. La campeona de Europa desperdició tres 'pc' hasta que encontró casi la sentencia del choque con el 3-0, tras una buena jugada colectiva que terminó Lily Owsley.

 

Tras el descanso, las 'Red Sticks' se quitaron cualquier tipo de complejo y se fueron decididamente al ataque, aprovechando también que las británicas se pertrecharon más atrás. España siguió negada en el 'pc' y tampoco tuvo fortuna con los postes.

 

El cuarto y último periodo fue definitivamente del combinado español, que logró encontrar la recompensa a su notable mejoría en una gran jugada personal de Georgina Oliva. Al final, encerró a su rival y más acierto en el 'penalti-córner' podría haber dado incluso algo más de emoción.