Buen resultado para el Quesos Entrepinares en Altamira

El equipo quesero, con múltiples bajas y en campo contrario, logra un resultado óptimo para conseguir certificar en Pepe Rojo el pase a la final de la Copa del Rey (17-16). El VRAC pensó más en la eliminatoria que en el partido. Los de Merino se concienciaron de la importancia defensiva y Ordizia sufrió para ensayar.

17 ORDIZIA: Jaun Pérez, Mikel García, Vaugan Lomax, Mikel del Río, Jamie Chipman, Joan Tudela, Ritxard Muagututia, Axier Albárez de Eulate, Mikel Aizpurua, Korey Simpson, Phil Huxford, Jeremías Palumbo, Iñaki Puyadena, Axier Korta y Steyl.

 

16 VRAC Quesos Entrepinares: Pablo César Gutiérrez, Steve Barnes, Scott Vessey, Borja Estrada, Ignacio Molina, Álvaro Abril, Stefano Tucconi, Carlos Gavidi, Juan Carlos Pico, Diego Rodríguez, Sergio Fernández, Ignacio Muller, Alex Muller, Rodrigo López y Pedro Martín. También jugaron: Diego Gorosito, Gabriel Herrera, Fernando de la Calle, Iñigo Ribot y Manuel Sevillano.

 

Parciales: 3-0, min.11: Transformación de castigo de Steyl; 3-5, min.17: Ensayo de Pedro Martín; 3-8, min.19: Transformación de castigo de Diego Rodríguez; 6-8, min.21: Transformación de castigo de Steyl; 9-8, min.44: Transformación de castigo de Korey Simpson; 9-13, min.48: Ensayo de Rodrigo López; 12-13, min.66: Transformación de castigo de Steyl; 17-13, min.72: Ensayo de Lomax; 17-16 min.76: Transformación de castigo de Diego Rodríguez.

 

Árbitra: Alhambra Nievas. Amonestó a Rodrigo López.

 

Incidencias: Partido correspondiente a la ida de semifinales de la Copa del Rey disputado en el campo de Altamira de Ordicia.

La primera parte arrancó con los dos equipos escrutándose. Un tanteo que duró poco, muy poco, porque la intensidad llegó en cuanto los primeros puntos subieron al marcador. Fueron para los ordiciarras, que en la figura de Heinritx Steyl transformaron para ponerse por delante (3-0). La respuesta quesera no se hizo esperar. Los de Merino no estaban dispuestos a que su rival tomase una ventaja que complicase el partido y la eliminatoria. Tras una gran acción defensiva de Gavidi, que abortó un peligroso acercamiento de Ordizia, Fue Pedro Martín el que consiguió el primer ensayo del partido y único del primer tiempo tras una buena asistencia de Pablo César Gutiérrez, que templó hasta la incorporación de Perico. El madrileño dribló a dos adversarios y adelantó al VRAC. (3-5). Diego Rodríguez, que no consiguió sumar otros dos puntos con la transformación, sí acertó poco después introduciendo entre palos un pateo que suponía un respiro para el Entrepinares (3-8).

 

Ordizia no se encontraba cómodo pero jugaba en terreno quesero. Los vallisoletanos sostenían el envite con una defensa intensa y efectiva las intentonas de los de El Goyerri, que insistían buscando el ensayo alentados desde las gradas de Altamira. Pero solo Steyl conseguía recortar diferencias con otra transformación de castigo en el ecuador de la primera parte (6-8). Los últimos 20 minutos de la primera parte ofrecieron un rugby muy trabado y que ninguno de los dos equipos aprovechó. Ordizia intentaba llevar el partido a su terreno, buscando continuamente a Stefano Tucconi, que acertadamente alertaba en cada acción a la árbitra Alhambra Nievas. Al descanso se llegó con dos puntos que daban ventaja al Quesos, que debía pensar durante la segunda parte que no quedaban 40 minutos, sino 120 con 80 en Pepe Rojo.

 

Y así fue. Más que la victoria, lo importante era el resultado. En los primeros compases del segundo acto el VRAC mostró sus cartas. Una de ellas, buscar un ensayo que contrarrestase lo que Ordizia sumaba con transformaciones de castigo. Así llegó el 9-8, con una patada entre palos de Korey Simpson. Pero la respuesta quesera fue inmediata. En una jugada por el flanco izquierdo, los azules apretaron, empujaron y definió Rodrigo López de manera contundente y solvente para colocar el 9-13 que garantizaba volver a Valladolid con muchas opciones de plantarse en la final.

 

Sin embargo, una amonestación a Rodrigo y los diez minutos que el Entrepinares estuvo con un hombre menos, complicaron el encuentro. Diego Merino se vio obligado a mover el banquillo, dando entrada a Gabriel Herrera y también a Fernando de la Calle, que volvía a jugar con el primer equipo varios meses después. En los primeros minutos del partido Gorosito sustituía a Juan Carlos Pico, que se retiraba lesionado. Más tarde sería Ribot el que entraría en detrimento de Tucconi.

 

El marcador se ajustó con un pateo de Steyl, que acercaba a un punto a los locales (12-13). Y sería Lomax, poco después, el que otorgaría el primer ensayo del partido a Ordizia, que se volvía a adelantar. El intento de transformación de Steyl acabó con el oval en el palo, aliado del VRAC para que el marcador se quedase en un 17-13 que aseguraba emoción hasta el final.

 

Los queseros no habían dicho su última palabra. Ya con igualdad numérica sobre el sintético de Altamira, buscaron el ensayo que les diese no solo un buen resultado para la vuelta, también la victoria. Pero se toparon con una opción de pateo que no desperdició Diego Rodríguez para afeitar diferencias (17-16) y dejar al equipo con mucha vida de cara al encuentro en Pepe Rojo que determinará el finalista copero.