Buddy, el perro que enseñó a una niña a gatear

Le escena no puede ser más tierna. Una niña intentando gatear sin éxito. A su lado está su perrito, llamado Buddy, que al ver que su pequeña dueña se cae y no consigue avanzar, decide ponerse a su lado y enseñarle cómo se gatea.

Las historias emocionantes de relaciones entre humanos y animales se prodigan cada día. Pero este caso es emocionante desde el primer segundo. Los primeros movimientos autónomos de un bebé son vigilados por Buddy, su perro, atentamente. Pero a la niña no se le estaba dando demasiado bien esto del gateo, y entonces llegó la hora del perro...

 

De hecho, el perro toca con el hocico al bebé para que le mire y, una vez que ha llamado su atención, comienza a mover las patas y a arrastrarse sobre el suelo simulando el gateo de un bebé.

 

Seguro que gracias a esta magistral lección canina, la pequeña aprende a gatear muy pronto. Además, el gracioso perrito ha demostrado que las mascotas pueden llegar a ser muy cariñosas, tiernas y entregadas. Y es que, como dice el dicho, el perro es el mejor amigo del hombre (y del bebé).