Brindis por el primer aceite de oliva ecológico de Valladolid

Presentación del primer aceite de oliva ecológico de Valladolid

La empresa Oligueva, SL ha presentado ante más de 60 profesionales del sector, en la Escuela Internacional de Cocina Fernando Pérez de Valladolid, el primer aceite de oliva ecológico de la provincia.

El periodista Miguel Castañeda ha sido el encargado presentar el acto, junto al
sumiller y responsable del Aula Gastrobar de la Escuela Internacional de Cocina, José Carlos Arroyo. Además, contó con la intervención del director técnico y copropietario de Oligueva, Enrique Gómez.


También asistieron al acto el delegado del Gobierno en Castilla y León, Ramiro Ruiz Medrano; el alcalde de Valladolid, Francisco Javier León de la Riva; el delegado Territorial de la Junta en Valladolid, Pablo Trillo; así como la modelo y empresaria Estefanía Luyk.


La compañía vallisoletana Oligueva, con sede social en Renedo de Esgueva, se estrena de este modo en la producción de aceite ecológico tras una trayectoria de ocho años como productor de aceite de oliva virgen extra (AOVE). Un giro de carácter estratégico que han impulsado sus actuales propietarios, Enrique Gómez y Jesús Merino.


Además de consolidar el aceite ecológico en el mercado local, el objetivo de Oligueva es de ámbito nacional, con un especial interés en el mercado de Madrid, donde está previsto celebrar un acto de presentación en el restaurante Ramiro's. Este aceite de gran calidad está dirigido a establecimientos gourmet, panaderías ‘boutique’ y restaurantes de referencia.


Oligueva cuenta actualmente con once puntos de venta en Valladolid, que se ampliarán al resto de España y al exterior de la mano de la bodega Emilio Moro.


El nuevo aceite ecológico se produce en la finca ubicada en el pago 'El Fraile', en Olmos de Esgueva, en el corazón del Valle Esgueva; cuenta con una superficie de 20 hectáreas dedicadas al cultivo de la variedad arbequina, con unos 34.000 olivos plantados en espaldera, cuya producción actual se sitúa en torno a los 3.000 kilos por hectárea.


Con una acidez de 0,11º, se trata de un aceite fragante, envolvente y untuoso, de ligerísimo picor y con un prolongado postgusto a tomates verdes y almendrados, con aromas elegantes de hierba recién cortada.