Bretón: "Me parece increíble que aún no sepamos donde están mis hijos"

El acusado tomó la palabra para reiterar su inocencia. 

José Bretón, haciendo uso de su derecho a hacer una declaración libre al cierre de la vista oral en el juicio seguido contra él en la Audiencia Provincial de Córdoba, acusado del asesinato de sus dos hijos, Ruth (seis años) y Ruth (dos años), ha aprovechado para insistir en su inocencia y también para afirmar que le parece "increíble" que, habiendo transcurrido "21 meses" desde que él denunció la desaparición de sus hijos, "aún no sepamos dónde están".

 

Así, tras decretar el presidente del tribunal, Pedro Vela, que el juicio queda ya pendiente del veredicto del jurado, el acusado ha dicho que es "complemente inocente". "Es verdad que no soy inteligente, lo reconozco", ha asegurado Bretón quien agregó que por eso agradece a la acusación particular que le haya hecho más fácil su defensa, al resaltar puntos que sirven, a su juicio, para probar su inocencia.

 

En este sentido, ha subrayado que la letrada María del Reposo Carrero "no puede garantizar al 100 por 100 todas y cada una de sus acusaciones", es más, en su opinión, no puede garantizar "ninguna", aludiendo finalmente al hecho de que, después de 21 meses, aún no se haya averiguado dónde están los pequeños.

 

LA FISCAL VE "PRUEBAS COMO PUÑOS"

 

La fiscal del caso Bretón, María de los Ángeles Rojas, durante la presentación de su informe final en la última sesión de la vista oral del juicio a José Bretón ha afirmado que "hay pruebas como puños" de que Bretón mató "de la forma más cruel posible" a los niños y luego quemó sus cuerpos.

 

Rojas, quien ha recordado a los nueve miembros del jurado (siete mujeres y dos hombres) que "deben motivar sus resoluciones", para que así muestren su "total convencimiento" respecto al fallo que adopten, les ha avisado también de que no deben fundamentar su resolución en los "debates paralelos" sobre el caso habidos en los medios de comunicación.

 

 

Es más, Rojas entiende que ha quedado probado que Bretón había preparado con antelación el asesinato de sus hijos y la cremación de sus cadáveres, por la compra previa de gasóleo (270 litros), de la que intentó que no aparecieran las facturas. Dicho combustible, según la fiscal, fue usado por el acusado como acelerante de la hoguera, en la que se pudieron llegar a alcanzar los 1.200 grados de temperatura, logrando así reducir los cuerpos de sus hijos a pequeños restos óseos.

 

 

También son prueba de que había preparado el asesinato de sus hijos el hecho de que Bretón compró los tranquilizantes, que le recetó su psiquiatra para él. Junto a ello, la fiscal, quien ha señalado que la familia paterna de los niños no tiene nada que ver en este asunto y que no hay que criticarla, ha recordado que ella ha estado en el caso desde el principio y pudo comprobar que la historia que contó Bretón sobre la supuesta desaparición de sus hijos en el Parque Cruz Conde el 8 de octubre de 2011 era "inverosímil y absurda".

 

.Respecto a que se manipulara la hoguera antes de la recogida de los restos, la fiscal entiende que ello no ha afectado a la posterior investigación y, en cualquier caso, no se removió la hoguera, pues los restos se hallaron en su interior.

 

En cuanto al móvil del crimen, la fiscal ha abundado en detalles sobre la hipótesis de que Bretón quería vengarse de su mujer, a la que, "nunca ha querido", como tampoco quiso tener hijos, y cuando los tuvo fue "rígido" con ellos, de modo que, aunque ha querido hacer creer durante el juicio que era un padre y marido y ejemplar, lo cierto es que el resto de testimonios "lo desmienten".

 

 

José Bretón

Noticias relacionadas