Braseros y estufas defectuosas causaron 175 intoxicaciones el pasado invierno

El número de incidentes se redujo, pero todavía se registraron 91 incidentes que afectaron a 175 personas, con un solo muerto. Salamanca, la provincia donde más casos se producen.

Protección Civil ha recordado las medidas a tener en cuenta para evitar intoxicaciones por monóxido de carbono ante la llegada del frío de los próximos meses, un periodo en el que el pasado año bajaron un 30 por ciento los incidentes y el número de fallecidos descendió de ocho a uno, éste último en un suceso ocurrido en Soria.

 

En concreto, el número de incidentes entre octubre de 2015 y finales de marzo de 2016, periodo en el que se concentra este tipo de intoxicaciones por el empleo de aparatos para combatir el frío, fue de 91 frente a los 130 del mismo periodo del año anterior y el número de pacientes afectados de 175 (frente a 229 el invierno pasado).

 

En el último invierno el mayor número de incidentes por estas causas se produjo en la provincia de Salamanca, donde se registró una veintena, seguida de León, con 18, y Zamora, con 14. En Valladolid se produjeron diez incidentes y en Ávila, Palencia y Segovia siete en cada caso, mientras que en Soria y Burgos se produjeron cuatro, según los datos facilitados a Europa Press por el 112 de Castilla y León.

 

En la provincia de Soria, concretamente en San Felices, fue donde se registró el único fallecido el 18 de enero, cuando murió un varón de 32 años y nacionalidad alemana, con iniciales T.H.V.A, víctima de una intoxicación que también afectó a su pareja, aunque ésta logró salir con vida del percance. La mayoría de los casos en los que se registran este tipo de incidentes los avisos se relacionan con intoxicaciones que posiblemente están causadas por estufas o braseros en las viviendas.