Bourousis deja una canasta para el recuerdo, fuerza prórroga y gana Baskonia

Laboral Kuktxa Baskonia se impone en la prórroga al Barcelona Lassa (89-83) tras un increíble último cuarto culminado con una canasta imposible de Bourousis. En el tiempo añadido, claro dominio local para poner el 2-1 en la eliminatoria. 

 

FICHA DEL PARTIDO

 

LABORAL KUTXA BASKONIA: Adams (11), Hanga (2), Bertans (8), Planinic (5), Tillie (4) --cinco inicial--; Roll (2), James (17), Shengelia (8), Bourousis (32), I.Diop (-).

 

FC BARCELONA LASSA: Satoransky (19), Navarro (8), Abrines (14), Doellman (6), Tomic (13) --cinco inicial--; Ribas (8), Lawal (-), Vezenkov (-), Samuels (13), Oleson (2), Arroyo (-), Perperoglou (-).

 

PARCIALES: 15-21, 17-16, 13-17 y 31-22. En la prórroga, 13-7.

 

ÁRBITROS: Pérez Pérez, Conde y Calatrava. Eliminaron a Bertans en el Laboral Kutxa Baskonia.

 

PABELLÓN: Fernando Buesa Arena, 10.225 espectadores.

Con 74 a 74, Tomas Satoransky se marcaba una penetración magnífica para romper el empate a falta de 9 décimas. Parecía que el Barça Lassa se llevaba el partido pero entonces pasó lo imposible: pase de quarterback de Hanga y Ioannis Bourousis que recogía el balón para convertir un canastón y llevar el duelo a la prórroga.

 

El griego acabó con 39 de valoración (32 pt, 10 rb, 6 T3) y la serie sigue muy viva porque Laboral Kutxa pasó por encima de su rival en la prórroga y ya piensa en igualar la eliminatoria. 

 

El Barça tenía su partido, su tercera victoria, en la mano. Pero lo dejó escapar con esa canasta milagrosa de Bourousis que culminó un gran último cuarto (31-22) para poner la primera piedra para la remontada, secundada en la prórroga (13-7). Habrá cuarto partido, el viernes, y el Baskonia deberá repetir guión para forzar el quinto. El Barça, pese a esta decepción, todavía tiene dos 'match ball'. Pero a buen seguro que Pascual, habiendo visto la final tan cerca, deberá cambiar el 'chip' de sus jugadores.

 

Bourousis fue demasiado. Él solo acabó con un Barça que jugó bien y lideró buena parte del partido, pero que flaqueó al final. Así, con la ayuda puntual final de Mike James (17 puntos), los de Velimir Perasovic alargan la serie y también dan continuidad a la mala racha del Barça en el Buesa Arena, pues no gana en Vitoria desde el 31 de mayo de 2014 (71-95).

 

Pese a que Samuels tuvo en su poder poner al Barça 82-85 en la prórroga, primero fallar un tiro libre adicional y unos pasos en la jugada posterior dieron alas al Baskonia, que ya no falló. El Barça ganaba por su máxima de 11 puntos al inicio del último cuarto, 45-56. Pero un parcial de 12-3, de 31-22 en todo el parcial definitivo, llevó el partido a la prórroga. Fue Bourousis quien lo hizo, y en el 'extra' no falló.

 

El Barça saltó con el pie derecho al Buesa Arena dispuesto a espantar los fantasmas del pasado, pero estos se guardaron el acto decisivo de presencia para el final. Un inspirado Abrines con 8 puntos y dos triples dio paso a un 6-12 que sirvió de inspiración al cuadro blaugrana. El partido tuvo muchas similitudes al primer asalto en el Palau Blaugrana y, ni Perasovic ni el pabellón baskonista, podían alentar a los locales. Hasta la aparición de Bourousis que cambió todo.

 

La diferencia en el primer cuarto llegó a ser de 11 puntos para un Barça inspirado y concienciado. No perder la calma en ningún momento era la premisa para un equipo catalán que jugaba con el margen del 2-0 favorable en la serie. Por contra, Baskonia se jugaba todo a esta carta, la primera de las tres que debe ganar para no decir adiós, y ello les pesó de inicio. En la prórroga, no obstante, todo cambió.

 

Bourousis, prácticamente solo, dio esperanzas al Baskonia. Mostró el camino a sus compañeros hacia el triunfo, hacia el cuarto partido cuanto menos, y tiró de ellos. La falta de fuerzas, de apoyo, o de convicción evitaron que el parcial de 18-4 firmado por el Laboral Kutxa entre el final del primer cuarto e inicio del segundo cuarto tuviera continuidad inmediata. Pero la reacción fue buena y tuvo finalmente su premio.

 

Tanto Abrines como Satoransky por fuera, más el tándem Tomic-Samuels por dentro, intentaron romper el 'gafe' en el Buesa Arena y llevar al Barça a la final por la vía rápida, pero les sobraron esa fatídicas 9 décimas de segundo. Pocos pensaban en un 3-0 o 0-3 en esta serie, fuera del lado que fuera, y finalmente no se dará.

Bourousis anota con Tomic encima para empatar el partido